Un decálogo del buen turista para prevenir abusos en las vacaciones

El Centro de Estudios Sociales y Acción Comunitaria (Cesyac) de Rosario lanzó una campaña para difundir consejos destinados a evitar inconvenientes entre quienes viajan por las vacaciones o aquellos que llegan a la ciudad con planes turísticos.
A fin del mes pasado, comenzaron a repartir folletería en la terminal de ómnibus Mariano Moreno con recomendaciones prácticas para evitar abusos y estafas, tanto a la hora de salir como de comer o alquilar un lugar de veraneo. Y hasta febrero seguirán trabajando en paseos públicos, parques y los balnearios de la costa.

   A través del Servicio de Asesoría al Consumidor, la entidad emitió el "Decálogo del buen turista" donde se reúnen distintos tipos de sugerencias que van desde cómo se deben emitir los pasajes y la posibilidad de devolución de los boletos, hasta las precauciones a tomar al momento de alquilar por internet o por

teléfono.

A dónde recurrir. El presidente del Cesyac, Juan Marcos Aviano, precisó que "la campaña tiene como objetivo intentar evitar pasar malos momentos en vacaciones. Por ello se comenzó en diciembre difundiendo las sugerencias y reiterando a todos que, ante una falla, un incumplimiento o un abuso, no duden en acercarse a las oficinas de Turismo, Defensa al Consumidor o al organismo que corresponda en la ciudad turística en que se encuentren".

   Por su parte, la coordinadora del Servicio de Asesoría al Consumidor, Laura Campas, comentó: "Estos consejos son los mínimos que debemos tener en cuenta a la hora de subir a un ómnibus, al llegar a un hotel, en la cena, en la playa, en el teatro, o en un bar. Siempre que se esté consumiendo habrá que estar atentos a no dejarse engañar", señaló.

Reclamos. De acuerdo a la experiencia de las asociaciones que cuidan los intereses de los usuarios, durante las vacaciones crecen los reclamos relacionados con los servicios de colectivos

interurbanos.

   Los datos de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) del año pasado indican que la mayoría de las quejas fueron por fallas en el servicio, como la falta de atención al pasajero, impuntualidad o comodidades prometidas que luego no se cumplieron.

   A estas les siguen las quejas relacionadas con falencias en el estado y funcionamiento de los colectivos y los reclamos referidos a los choferes. La lista se completa con las denuncias de aquellos pasajeros a quienes les perdieron el equipaje.

También en las ventanillas. Pero los reclamos no van únicamente dirigidos hacia el transporte. Muchas quejas se disparan en las ventanillas a la hora de intentar devolver un pasaje, un derecho que tiene el

consumidor.

   Y las discusiones se presentan cuando la empresa se niega a retribuir el monto pagado.

En el destino. Otro tipo de malas sorpresas que frecuentemente empañan las vacaciones tiene que ver con la reserva de hospedaje, sobre todo si se pacta por internet o por teléfono.

   En estos casos, es importante acceder a información detallada del lugar, "por ejemplo a veces dicen que la casa tiene habitaciones con aire acondicionado y cuando llegan los inquilinos no hay ningún tipo de refrigeración", comentó Aviano.

   "También hay que ver que las inmobiliarias que alquilan estén registradas en las cámaras del rubro para evitar que sean truchas", agregó el presidente del Cesyac.

   Las asociaciones de consumidores remarcaron la necesidad de que los ciudadanos conozcan los espacios en los que puedan realizar las quejas pertinentes y de evitar que los servicios se presten de manera

inconveniente. l

Comentá la nota