Debutó el seguro de tasa: fueron $ 100 M al 15%

LOS PLAZOS FUERON A 4 Y 5 AÑOS • EL CENTRAL HABÍA OFRECIDO EL DOBLE
El Banco Central lanzó ayer la primera licitación de swaps de tasa de interés fija por variable por $ 200 millones, de los cuales adjudicaron la mitad sólo a largo plazo.

«En la adjudicación se dio mayor preferencia a los plazos más largos, concentrando éstos el total convalidado», explicó el BCRA.

En efecto, a cinco años se adjudicaron $ 50 millones, mientras que en el plazo de cuatro años se adjudicó el 100% del total ofertado (también $ 50 millones nacionales, como se lo denomina en los contratos de swap o de cobertura).

Las tasas de corte para estos plazos fueron del 15% y del 14,50% a cinco y cuatro años, respectivamente. La entidad dirigida por Martín Redrado no convalidó las ofertas en los tramos más cortos de dos y tres años.

La licitación de swaps de tasa de interés de dos a cinco años de plazo fue por $ 200 millones y se recibieron propuestas por $ 325 millones, de los cuales se adjudicaron $ 100 millones.

El swap a dos años concentró las mayores ofertas por $ 105 millones; el de tres años, $ 90 millones; el de cuatro años, $ 50 millones; y el de cinco años, $ 80 millones.

En el swap a cuatro años, hubo dos propuestas (500 contratos), y en el de cinco años se presentaron cinco ofertas adjudicándose otros 500 contratos.

Con esta herramienta, el BCRA intenta crear una referencia para la estructura temporal de tasas de interés nominales a plazos superiores a los que actualmente se operan en el mercado.

La operatoria implica un mecanismo de compensación mensual bilateral por el cual si la tasa fija pactada es mayor que la variable Badlar (tasa de interés para depósitos a plazo fijo en pesos de más de un millón), el banco pagará al BCRA, y viceversa.

El objetivo perseguido por el ente monetario apunta a incentivar el otorgamiento de préstamos de largo plazo a tasa fija. Además, constituye otra ventanilla para que el BCRA inyecte liquidez con el fin de promover el crédito.

Según la normativa, los bancos que contraten los swaps con el BCRA se comprometen a canalizar el monto equivalente contratado para financiar actividades productivas de mediano y largo plazo (con varias exclusiones como préstamos personales, tarjetas de crédito y otras) y obras de infraestructura y/o la adquisición de equipamiento de capital.

Estos contratos les brindan a las entidades cierta certidumbre o reaseguro sobre la tasa de interés futura pactada, de modo que, por un lado, permite extender los plazos promedio de los préstamos; y por otro, estabilidad cambiaria mediante, disminuir los riesgos inherentes al costo financiero.

Comentá la nota