Debutó la recolección en manos del municipio

El intendente Miguel Lifschitz presentó ayer, junto con el secretario de Servicios Públicos municipal, Gustavo Leone, el Servicio Urbano de Mantenimiento Ambiental de Rosario (Sumar), el esquema diseñado por la administración socialista para la recolección de residuos en el área central, macrocentro y accesos a la ciudad.
Sumar comenzó a operar anoche, en principio, en el distrito sur. Pero el objetivo es concluir en noviembre próximo el despliegue de 2.000 nuevos contenedores metálicos en los puntos de mayor densidad poblacional, junto a nueve flamantes camiones de carga lateral.

   El acto tuvo como escenario la sede de Sumar (27 de Febrero 3865). Y también se presentaron los camiones recolectores, de color gris y con rótulos negro y naranja, adquiridos en el exterior con fondos del conurbano.

   La instalación de los contenedores de metal hechos en Italia, que triplican en volumen a los actuales de plástico, será gradual y progresiva. Los primeros 50 fueron colocados en bulevar Oroño, entre 27 de Febrero y Uriburu, y en Lamadrid, entre Oroño y Flammarión.

   La distribución de las unidades valuadas en 5 mil pesos cada una, y financiadas por el Banco Mundial (BM) y la Secretaría de Ambiente de la Nación, continuará hoy en Uriburu, entre San Martín y Ayacucho, y en San Martín, entre 27 de Febrero y Uriburu.

   Los recipientes plásticos reemplazados, más un nuevo lote a incorporar, serán reubicados en zonas que no contaban con este sistema de recolección, duplicando los beneficiarios (650 mil).

   Al plantel de Sumar, tomado del personal eventual de Cliba y Lime, se lo puede distinguir por su nuevo uniforme naranja y negro.

Comentá la nota