Debuta el uso de las reservas con la recompra de Boden 2012

Debuta el uso de las reservas con la recompra de Boden 2012
• BOUDOU QUIERE QUE LA OPERACIÓN SEA ANTES DEL CANJE DE LA DEUDA (PERO AÚN RESTA CONFORMAR FONDO DEL BICENTENARIO)
El Ministerio de Economía quiere apurar la operación de recompra de Boden 2012 y de Préstamos Garantizados en dólares, pero para eso debe contar con las reservas que engrosarán el Fondo del Bicentenario. La intención del secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, es avanzar con la operación antes de que arranque el canje de deuda con los holdouts, por lo que no debería extenderse mucho más allá de la segunda semana de enero.

La utilización de las reservas para recomprar deuda tiene dos objetivos: el principal es demostrar que se trata de una transacción que es más que conveniente desde el punto de vista financiero. La utilidad surge de aplicar reservas que rinden apenas un 0,6% para recomprar deuda con importantes descuentos en relación con el valor nominal.

La explicación que dan en el Ministerio de Economía es que esto es similar a lo que ya hicieron bancos y empresas durante 2008 y buena parte de 2009, cuando aplicaron liquidez para el pago adelantado de títulos a importantes descuentos. «Si ya tenemos los dólares, para qué vamos a esperar el pago al vencimiento si ahora se puede rescatar deuda y conseguir una ganancia de capital», indican.

Boden 2012

La transacción más importante es por lejos el pago del Boden 2012, ya que en agosto vence una nueva cuota de capital por u$s 2.182 millones. Representa casi la mitad de los vencimientos en dólares previstos para 2010, sin computar los pagos a organismos multilaterales como el Banco Mundial o el BID.

Pero si la operación se realiza en enero, el descuento respecto de ese valor puede resultar significativo. Si la transacción llegara a efectuarse casi siete meses antes, el descuento podría exceder largamente el 5%, un ahorro para el Estado a los u$s 110 millones.

Los PG en dólares, en cambio, representan un monto mucho menor. El problema de haber efectuado la recompra de Boden en julio es que la transacción tuvo lugar apenas un mes antes de la fecha de pago, con lo que el interés de los inversores por participar resultó mínimo, al igual que el ahorro para el Estado.

En el Palacio de Hacienda omiten decir, claro, que la liquidez excedente para una operación de estas características no se lograría con el ahorro de los años de bonanza fiscal, sino que tendrían que echar mano a las reservas, que están bajo el manejo de una institución autárquica como el Banco Central. Esto significa que además del costado financiero, la transacción debería ser analizada desde el punto de vista legal.

La otra cuestión pasa por utilizar esos nuevos recursos de la manera más rápida posible para evitar nuevos cuestionamientos políticos o antes de que la Justicia termine bloqueando la operación.

Emisión

El Fondo del Bicentenario fue creado por un Decreto de Necesidad y Urgencia y el Palacio de Hacienda ya emitió una Letra por u$s 6.569 millones para apropiarse de las denominadas desde 2005 «reservas de libre disponibilidad». Sin embargo, hasta ahora la operación no se concretó, las reservas continúan en su lugar y el Central optó por el momento por dilatar (al menos durante algunos días) el traspaso de estas reservas.

El titular de la institución, Martín Redrado, pidió un dictamen legal dentro de la institución además de la opinión de auditores independientes antes de acceder a esa transferencia.

En el medio, la oposición tiene prevista la presentación hoy mismo de un recurso de amparo ante la Justicia para impedir que el Gobierno se apropie de las reservas a través de un DNU. La propia carta orgánica del Central sostiene que toda modificación de facultades que son exclusivas de la autoridad monetaria tiene que ser definida por ley aprobada por el Congreso (por ende no alcanzaría un decreto para ello). Cuando se definió el repago de la deuda con el FMI con reservas, el instrumento elegido también había sido un DNU, pero que recibió una rápida confirmación legislativa (el kirchnerismo tenía mayoría en aquel momento).

Comentá la nota