Un debut distinto

Un debut distinto
La presentación de la Argentina ante Holanda dejó un saldo positivo en lo deportivo, aunque muy poca gente estuvo en Parque Roca; diversas razones explican el retroceso de concurrencia
Todo se dio como se esperaba. O casi todo. No hubo sorpresas en el primer día de la serie entre la Argentina y Holanda. Como se preveía, en lo estrictamente deportivo, Juan Ignacio Chela y Juan Mónaco -cada uno a su modo- salieron airosos de sus respectivos compromisos y el equipo que tiene como capitán a Tito Vázquez gana por 2-0 y está a un paso de los cuartos de final.

Y fuera del court, el estadio Mary Terán de Weiss se mostró semivacío. Una imagen inusual, pero que no resultó tan extraña. Con las tribunas raleadas, pareció más gigante aún. El coloso que permite una capacidad de 14.000 personas ayer no contó con más de 2500 en el momento de mayor concurrencia. La escasa presencia de público fue una pena. Y, acostumbrada a las grandes citas, la Copa Davis hacía mucho que no recibía tan pocas visitas; casi desde los tiempos en que la Argentina deambulaba con paso incierto por la Zona Americana.

Pero el equipo de nuestro país, reciente finalista, juega ante Holanda por la primera rueda del Grupo Mundial. Podrán esgrimirse diversos argumentos, por supuesto. Además, y a diferencia de otras series, la gente participó muy poco, con cánticos en cuentagotas, y de a ratos, el grupo de 40 holandeses, ataviados con toda clase de ornamentos, se hizo sentir por encima de la representación local. Y eso sí fue inesperado. "Es la primera vez que vengo. Siempre miraba la Davis por televisión y esperaba que hubiera más gente, una murga, algo...", reconoció Lucas Gioffre, de 15 años.

¿Por qué hubo tan poca concurrencia en el regreso de la Copa Davis? "La verdad, no esperaba más. Pero sabía que iba a ser así por la frustración de la final del año pasado", opinó Mariano Mindlis, de 16 años. Fernando Cousillas (48) señaló: "Influyó que no estuvieran los top ten y la crisis también afectó: las entradas son muy caras en relación con el nivel del espectáculo". Ayer, la localidad más barata costaba 45 pesos.

"Si se hubiera jugado en el interior, habría estado lleno. Ahora que se les da la posibilidad a estos chicos es cuando más hay que apoyar", destacó el cordobés Juan José Sgarlatta. No le falta razón, como también es cierto que la Asociación Argentina de Tenis (AAT) tiene un acuerdo con la Corporación Buenos Aires para que Parque Roca sea la sede habitual de la Davis, salvo que aparezca una oferta importante para el cambio de escenario. "Era lógico que no viniera nadie. Entre el equipo que venía y las ausencias de Nalbandian y Del Potro no había tantas expectativas", expresó Mauro (31).

Esta serie, entre tantos cambios que se produjeron después de la derrota frente a España en Mar del Plata, también marcó la presentación del grupo Havas Sports como agente de comercialización, comunicación y marketing de la AAT, en lugar de L´Egalité, la empresa que lideraba Fernando Marín. "En lo económico, este partido nos dejará un empate entre ganancias y pérdidas. Planteamos una política de gastos muy cauta, acorde con la realidad, porque las empresas, en este contexto de crisis, disminuyen su patrocinio", admitió Diego Soraires, director de Havas, a LA NACION.

"No es que nos va mal acá y nos vamos. Tenemos un contrato con la AAT por diez años porque pensamos a largo plazo, más allá de que la Copa Davis es la cara más visible. Personalmente, creo que la gente no vino porque el rival no era el más seductor y porque el público tiene que amigarse de nuevo con el equipo. ¿Cuánto influyó la derrota en la final? Más que lo deportivo, afectó todo lo que se generó alrededor; los rumores de peleas minaron la imagen", agregó Soraires. Y hay, claro, otro factor insoslayable: la crisis económica. "Eso también impactó. Igual hemos sumado nuevos auspiciantes importantes".

En Mar del Plata, no quedaba lugar para más carpas de sponsors. Aquí, sólo pudieron contarse ocho stands que se animaron a la inversión, con miradas que van más allá de la coyuntura actual. Joaquín Fernández Oro, representante de Dunlop, señaló: "Hay una crisis que se ve en la cancha y de la que no estamos ajenos, pero hay que moverse y apoyar". En otro sentido, Ignacio Piñeyro, de Topper -que ahora tiene a cargo la indumentaria del equipo de la Davis-, contó: "Para nosotros es una apuesta importante porque estamos en un relanzamiento de la marca, y el vínculo que estamos por acordar con la AAT nos permite vestir a la selección nacional del tenis".

Pocas expectativas previas. Una situación económica global que no ayuda. En Mar del Plata, la Copa quedó vacía de ilusiones. Para volver a llenarla habrá que empezar desde abajo. Habrá que ganar, claro, pero también se trata de enamorar de nuevo a la gente. Ese será otro desafío para la Argentina en la Copa Davis.

* Calleri estuvo para apoya al equipo nacional

De los cuatro integrantes del equipo argentino en la final de Mar del Plata, solamente Agustín Calleri concurrió a Parque Roca para apoyar en el debut de Tito Vázquez como capitán. Juan Martín del Potro los visitó anteanoche en el hotel y David Nalbandian se comunicó por teléfono para brindar su respaldo a la distancia.

10 años de duración tiene el contrato entre la AAT y el grupo Havas Sports, a cargo de la comercialización y marketing de la Copa Davis.

Comentá la nota