Debilitado, el kirchnerismo negocia quedar empatado en las comisiones bicamerales

Debilitado, el kirchnerismo negocia quedar empatado en las comisiones bicamerales
Así quiere evitar que un nuevo acuerdo opositor le arrebate el control de todas ellas. Con esas condiciones, acepta constituir la semana próxima la que controla los decretos de necesidad y urgencia. El resto se definiría en marzo. Varias podrían poner en aprietos al Gobierno, como las de seguimiento de actividades de inteligencia, del uso de los fondos de seguridad social o de la utilización de las facultades delegadas.
El kirchnerismo quiere evitar otro traspié parlamentario como el de la sesión preparatoria de Diputados, y para lograrlo comenzó a aceptar que ya no puede forzar mayorías inexistentes.

Esa fue la postura que tomó ayer la diputada Patricia Fadel, durante una nueva ronda de negociaciones entre las bancadas de todos los bloques para cerrar la composición de las comisiones.

La mendocina aceptó el pedido de la oposición para que la semana próxima se constituya la comisión bicameral encargada de revisar los decretos de necesidad y urgencia (de Trámite Legislativo), una de las armas predilectas del kirchnerismo para evitar pedirle favores al Congreso.

Pero aclaró que quieren retener la mitad de los 16 integrantes, divididos entre ocho por cada cámara. "Ella se mostró garante de que si aceptábamos repartir en partes iguales los cargos en Diputados, lo mismo sucedería en Senadores", contaron a LPO tres diputados de la oposición que oyeron su propuesta.

Si bien la mitad de los integrantes que reclama el oficialismo sería la cuenta que da si se aplica el exacto reparto proporcional que exige el reglamento, los diputados de la oposición ya demostraron que tienen las armas para sesionar por sí mismos. Y aunque el panorama es otro, en el Senado las cosas no están definidas: el krichnerismo aún está persuadiendo a dos legisladores para asegurarse la mayoría.

"Tampoco tiene sentido que acá pongamos cinco opositores y en el Senado colocan la misma cantidad de oficialistas. Inevitablemente, las bicamerales deben salir por acuerdo", admitió a LPO un diputado opositor presente en todas las negociaciones.

Con los números igualados, la estrategia oficialista pareciera no tener grandes misterios: evitar el quórum con los suyos, e implorar que un rival se vuelque a su favor, ya una tarea titánica. Sólo así podría definir el presidente de la bicameral, quien sería el encargado de torcer la paridad.

Si el acuerdo llega el martes, la bicameral de Trámite Legislativo podría formarse mediante una resolución que firmen los presidentes de ambas Cámaras. Ahí aparece otro escollo para los K: cualquier trampa del Sendo sería vetada de inmediato por Julio Cobos.

La pelea por el resto

Embalados por el triunfo opositor en Diputados, los senadores opositores ya comenzaron a trabajar en una estrategia común que le marque la cancha al kirchnerismo. Y a diferencia de sus pares de la otra Cámara, pedirán discutir a la vez la composición de las comisiones permanentes y la de las bicamerales.

Además de la de Trámite Legislativo, hay varias con las que la oposición podría poner en apuros al Gobierno, como la de seguimiento de facultades delegadas al Poder Ejecutivo, la de Control de los Fondos de la Seguridad Social, la de Fiscalización de los Organizaciones y Actividades de Inteligencia, y la de Fiscalización de Órganos y Actividades de Seguridad Interior.

El miércoles, el oficialismo aprovechó su último día de mayoría para definir los integrantes de la Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, encargada de controlar y proponer directores en los organismos que implementarán la polémica ley de medios.

La diputada radical Silvana Giudici ya pidió la nulidad de la votación. Precavido, el kirchnerismo se aseguró para el desempate a uno bien leal: el jefe del bloque de diputados del FpV, Agustín Rossi.

La pelea por los miembros de las bicamerales –que muchos diputados de la oposición todavía se arrepienten de haber demorado- será distinta caso por caso, ya que no todas cuentan con la misma cantidad de integrantes.

Aunque cuando se retome el debate el marzo el Gobierno deberá haber resuelto favorablemente el reparto de poder en el Senado, para evitar sufrir contratiempos. Es que si bien la proporción le permitirá pelea por repartos equitativos, un acuerdo de la oposición podría obligarlos a negociar en pésimas condiciones, una experiencia que no quieren repetir.

Comentá la nota