Debieron suspender por un día el reparto de agua

La crisis en los barrios del oeste neuquino sigue, pero la infraestructura no soporta el ritmo para abastecer la demanda. Les dieron descanso a los choferes y limpiaron los tanques.
NEUQUÉN (AN).- El subsecretario de Servicios Urbanos, Julián Villar, dijo que los barrios del oeste de la capital seguían ayer "muy complicados" por la falta de agua. Hoy, luego de un día sin la provisión mediante camiones, volverá el reparto casa por casa, mientras se espera un plan de contingencia del municipio, ante la imposibilidad de abastecer a todo el oeste de la capital de la que sigue dando cuenta el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS).

El municipio abordó el complicado escenario con seis camiones contratados. En total puede repartir unos 10.000 litros por carga cada uno. A razón diaria de "dos vueltas" por camión, el límite para cada uno, por jornada, es de 20.000 litros.

Ayer sólo fue abastecida la terminal de colectivos, y su cisterna de unos 100.000 litros, informó Villar. Hubo una parada técnica: "Luego de dos días trabajando 15 horas cada chofer, se definió que había que parar. Además es lo que mandan los protocolos, para asegurar la limpieza de los tanques", dijo.

Según indicó, con el abastecimiento del sábado, los vecinos quedaron al tanto de la situación; se les pidió que "sigan racionando el agua que se les está llevando", tomada de un boca de expendio que el EPAS tiene en el barrio Valentina Sur. "No hay un límete para la entrega de agua por familia", dijo Villar: "se les da lo que pueden acopiar", aseguró.

Villar dijo que los puntos más críticos son los barrios Toma Norte Uno, Altos de Neuquén, Cinco de Abril, Cuenca XV, Bella Vista, Siete de Mayo y Dos de Mayo.

Otra de las complicaciones es que los destinatarios de la ayuda no tienen recipientes para juntar el agua en volumen suficiente. "La provincia se comprometió a entregar tambores para acumular el agua en los casos en que haga falta", indicó Villar.

Ayer, el cierre de esta edición, el intendente Martín Farizano, quien reasume en funciones hoy a la mañana, estaba reunido con buena parte de su gabinete. De ese encuentro saldría un plan de contingencia para paliar una nueva crisis en la provisión. Hoy habría otra reunión del comité de Emergencia Hídrica, integrado por la provincia y el municipio.

El EPAS sostuvo el viernes último que los inconvenientes son producto de una serie de hechos desafortunados. Entre ellos, cortes de luz que impidieron recuperar la presión en la red, y la rotura de un caño por una empresa, en su apuro por terminar con la obra del canal Mari Menuco, que garantizará el suministro, pero recién desde febrero próximo, según el nuevo plazo de culminación informado.

Comentá la nota