Debido a la provisión tardía, estiman que la falta de nafta seguirá hasta que el río crezca

El abastecimiento de combustible registró una leve mejoría, pero los dueños de estaciones de servicio aseguran que el problema se repetirá. Los camiones arriban con retrasos de varios días. Dicen que cuando el Paraná regrese a su normalidad, lo hará también el stock.
Estacioneros consideran que se volverán a quedar con las mangueras cruzadas.

Con el arribo de camiones provenientes de Santa Fe, las bocas de expendio locales volvieron a tener nafta. Sin embargo la solución no sería permanente ya que la provisión viene de lejos y los pedidos se encuentran demorados en hasta cinco días. Estacioneros temen quedarse sin producto pronto y aseguran que la situación regresará a la normalidad recién cuando no se registre la actual bajante del río.

Cabe recordar que los inconvenientes en el traslado de combustible se originaron a partir de la pronunciada bajante del Paraná y Paraguay que dificultó la navegación de las barcazas y el ingreso al puerto de Barranqueras, Chaco, desde donde se distribuye el hidrocarburo a las bocas de expendio de la región NEA (Chaco, Corrientes, Misiones y Formosa).

Frente a esta dificultad en el transporte, el sector resolvió una camino alternativo mediante la llegada de camiones desde la ciudad santafecina de Santa Lorenzo. Esto hizo que por vía terrestre aparezca una parte de la provisión esperada por los surtidores de YPF y Shell.

Pese a que se trata de un trayecto que implica mayores costos para el sector que hace tiempo reclama mayor rentabilidad, como también sustanciales demoras en la distribución para las cuatro provincias.

Consultados al respecto, empresarios del rubro consideraron que la escasez de combustible se volvería sentir en la ciudad y provincias del NEA en los próximos días. Lo que sucedería principalmente en razón de las demoras que representa abastecerse de cargas que vienen de lejos.

Camiones

"Un camión tarda hasta 24 horas en realizar el trayecto de Santa Fe a Corrientes. Por lo cual un pedido realizado puede llegar a demorar hasta cinco días", aseguró Marcelo Romero, propietario de una estación Shell que fue afectado por la carestía del producto.

En este sentido, el empresario comentó que "el peor día fue el viernes cuando la mayoría de los surtidores se encontraba sin combustible. Durante el fin de semana se recibió un poco, pero pronto se venderá todo y hay que ver cuanto tiempo tardan en regresar los camiones", señaló.

También reflejó que la demanda siempre repunta para diciembre por las fiestas de fin de año y para enero por el inicio de las vacaciones. Lo que hace que el stock de nafta sea vendido más rápido, que se queden sin reserva y que se transforme en fundamental que los cargamentos estén a tiempo.

En referencia a la normalización del abastecimiento de nafta, Marcelo Romero aseguró a este medio que depende únicamente del comportamiento del río que por estos días muestra una bajante histórica y que debe regresar a parámetros normales para que las barcazas tengan vía libre para entrar al puerto de Barranqueras y la distribución se simplifique.

Comentá la nota