Las GNC deberían contar con una silla de ruedas, pero la mayoría no las tiene

Por una ordenanza de 2006 todas las estaciones de servicio que cuentan con gas están obligadas a facilitar el elemento. Sumado a esta falta, nadie en el Municipio controla si se cumple la legislación
El 28 de agosto de 2006, el legislativo municipal promulgaba una ordenanza en la que se establecía que todas las estaciones de servicio que expendieran GNC deben contar con una silla de ruedas. Se daba a las empresas 90 días para cumplir con el deber, pero casi 2 años y medio después, la mayoría no cuenta con el elemento.

Sumado al incumplimiento de los particulares, dueños de los negocios, está la falta de control por el ente encargado de su regulación, el Edecom. Desde Río Cuarto para Todos, Gustavo Segre, presidente del bloque, señaló que “se inició un trámite, con una nota dirigida al Edecom, para conocer cuál es el funcionamiento de los controles”.

“Sabemos que el ente está abocado al tránsito vehicular y la inspección de la actividad nocturna”, indicó Segre, y agregó: “Estamos conscientes de que esos controles se realizan correctamente, pero debería hacer cumplir la ordenanza”.

El presidente del bloque oficialista comentó que una vez que se reciba una respuesta desde el ente se decidirá el modo a actuar desde el legislativo. “Si vemos que en el transcurso del tiempo no se dan los pasos para el cumplimiento veremos cómo se actúa”, dijo.

La ordenanza 1096/06, sostenía: “Disponer que las estaciones de servicio de la ciudad de Río Cuarto que expendan GNC deberán tener disponible una silla de ruedas para ser utilizada por las personas con movilidad reducida o problemas de motricidad, siendo éste un requisito para su habilitación”. Para ello se establecía un tiempo de 90 días.

“Hay que tener en cuenta la impertinencia de las estaciones de servicio, porque con sus ganancias podrían acordarse de los ciudadanos que tienen capacidades especiales”, sostuvo Daniel Requena, quien ayuda a Segre en el trabajo, y continúa: “Sabemos que el Edecom está encagado de los controles y queremos que se encargue de ellos”.

Discapacidad

Gustavo Segre indica que “a la sociedad le cuesta entender el tema de la discapacidad. Uno lo ve, por ejemplo, cuando un edificio no tiene la rampa necesaria para una persona en silla de ruedas”. Dice luego: “A todos nos cuesta tener en cuenta a este sector de la sociedad. Se avanzó en estas cuestiones, pero es necesario que se vuelva un hábito”. Señala además que las estaciones de servicio están todas al tanto de la existencia de la ordenanza.

Comentá la nota