Deberán pagar una tasa los que más basura generen

Por el nuevo impuesto, el gobierno de la ciudad recaudaría cada año $ 100 millones
En sus proyectos de ley tarifaria y Código Fiscal para 2010, el gobierno porteño impulsa la incorporación de dos impuestos denominados "ecológicos": se trata de sendos gravámenes que, si la Legislatura aprueba las iniciativas, comenzarán a cobrarse a los grandes generadores de residuos húmedos (restos de comida, principalmente) y de residuos áridos (restos de obras) para que funcionen como un sistema de incentivos ?y castigos? tendiente a la reducción de la cantidad de desechos producidos por la ciudad.

En el primer caso, el cobro se aplicaría a aquellas instituciones que, por día, generan más de 1000 litros (10 contenedores) de basura orgánica. Si emiten entre 1000 y 2000 litros por día, pagarán un canon anual de 27.000 pesos; entre 2000 y 4000 litros, $ 60.000 anuales, y más de 4000, $ 120.000 anuales.

En el segundo, el impuesto se abonará por cada metro cuadrado de resto de construcción o demolición, a razón de $ 20 por m2.

Por ambos conceptos, en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público estiman que se pueden recaudar $ 100 millones por año.

"Ojalá no cobremos un solo peso por estos impuestos, ya que esto significará que los generadores de altos volúmenes de residuos han implementado acciones para reciclar parte de los desechos que producen y minimizar la basura que sacan", detalló a La Nacion el ministro de Ambiente y Espacio Público, Juan Pablo Piccardo, en la tarde de ayer.

El funcionario recordó que la ciudad cuenta con un registro de grandes generadores con 2500 instituciones inscriptas, de las cuales unas 1000 exceden los 1000 litros diarios de residuos húmedos.

El anuncio de los impuestos "ecológicos" había sido realizado por la mañana por el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, al cerrar la ronda informativa por el presupuesto 2010 ante la Comisión de Presupuesto de la Legislatura, presidida por Alvaro González (Pro).

Allí, Grindetti recordó también los cambios más destacados en materia impositiva que incluyen los borradores de la ley tarifaria y el Código Fiscal para el año próximo. "Se propone elevar la alícuota del impuesto de sellos para las operaciones monetarias, llevándola del 0,8 al 1 por ciento. Y se propone variar la forma de tributar en la venta de autos usados, eximiendo la transacción del régimen de Ingresos Brutos al 3% y pasando a gravarla con el impuesto al sello al 1,5%" en el momento de la transferencia del vehículo, sostuvo Grindetti.

Respecto del establecimiento del impuesto a los grandes generadores de residuos áridos, voceros de la Cámara Argentina de la Construcción señalaron que desconocían el proyecto del Poder Ejecutivo y pidieron tiempo para analizar la iniciativa antes de emitir opinión.

En sentido similar, se expresó Luis María Peña, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Cafés y Confiterías de Buenos Aires (algunos de los mayores generadores de residuos húmedos): "No estaba al tanto de esta novedad, pero me provoca preocupación. Esperemos que, si aplican una tasa, se traduzca en una mejora del servicio de recolección, que hoy es muy deficiente", dijo.

El diputado González, por otra parte, destacó: "Es razonable que aquellos que generan con su accionar un pasivo ambiental lo compensen con una contribución fiscal que debe ser tomada como el principio de un cambio de actitud que nos lleve a conductas ambientalmente correctas".

* El impuesto a los grandes generadores de residuos húmedos se aplicaría a quienes producen más de 1000 litros diarios de restos de comida y papel o cartón sucio con comida. El canon anual variaría entre 27.000 y 120.000 pesos, según la cantidad de desechos total.

* Los grandes generadores de residuos áridos pagarían 20 pesos por metro cuadrado de restos de construcción o demolición producido.

* Serían 100 millones de pesos lo que el Poder Ejecutivo estima poder recaudar por ambos conceptos.

Comentá la nota