Deberán indemnizar a empleado por falta de liquidación

Se trata de un caso tratado por el tribunal unipersonal a cargo de Carlos Salaberry, quien resolvió a favor de un trabajador una demanda por falta de liquidación final del empleador. La empresa traía trabajadores de Buenos Aires con promesas que no cumplía y en Bariloche, la Cámara Laboral ya había tratado casos similares de distintos trabajadores contra el mismo empleador. Habían venido más de noventa trabajadores y todos vivían en el mismo lugar, otorgado por la empresa.
Se trata de una demanda presentada por un sujeto que comenzó a trabajar el 15 de enero de 2007, siendo trasladado por el empleador desde la ciudad de Buenos Aires, para trabajar en una obra en Llao Llao. Según la demanda, llegó a la ciudad con la promesa de que el valor de la hora simple se le abonaría a 8 pesos, con mas los adicionales de horas extras al 50% y al 100%, sobre ese valor, lo que provocó el desarraigo y el traslado del actor a esta ciudad, como así también de otros trabajadores.

Sin embargo, denunció, durante todo el período de prestación de servicios, el actor y sus compañeros de trabajo, cercano a los noventa, eran trasladados desde su común residencia en un colectivo contratado por la misma empresa, trabajando diez horas de lunes a viernes, con media hora al mediodía para el almuerzo y descanso y los sábados un total de 7 horas, con un equivalente de 114 horas por quincena, sin que se le abonen al valor pactado de hora extra, percibiendo siempre un valor de ocho pesos la hora.

Es por ello, que el hombre consignó en si demanda que en los recibos oficiales indicaban una cantidad inferior de horas, y un jornal que no era el correcto, por lo que se le liquidó el fondo de desempleo, el aguinaldo y vacaciones, en función a datos irreales con el consiguiente perjuicio económico, por lo que tampoco se le abonó los valores correspondientes a la suma remunerativa de convenio. Indicó que intentó que se regularice su situación, pero tras fracasados intentos, renunció y entabló la demanda.

El juez Salaberry señaló que aunque no había sido citada como prueba, no podía evitar la mención de una causa contra el mismo empleador, "por su reciente tratamiento", en el que se describían situaciones similares respecto de otro trabajador traído de Buenos Aires. Todos coincidieron que vivían alrededor de 90 trabajadores, todos en la misma casa y que eran trasladados hasta el lugar de la obra por un colectivo de la empresa.

Por lo que el magistrado dio por acreditado los dichos de los trabajadores y dio lugar a la demanda y debido a que "la accionada no acreditó haber cancelado los rubros de la liquidación final de acuerdo al lo que debió pagar en consonancia con la jornada real de trabajo", dio lugar a la demanda, añadiendo que debía aplicarse la multa por la falta de entrega del certificado de trabajo y adicionando también los intereses, equivalentes a un 37,2%. Finalmente, fijó una indemnización de unos 11.419 pesos.

Comentá la nota