Los K deberán debatir en el Congreso el uso de reservas

El tribunal rechazó la apelación oficial y opinió que el DNU debe ser tratado en el Parlamento. El Ejecutivo intentará llegar hasta la Corte para evitar una derrota legislativa. La Justicia ratificó que el caso de Redrado tiene que pasar por el Congreso, pero deberá dejar el cargo
El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner recibió ayer otro revés judicial. La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal ratificó la suspensión del uso de reservas para el pago de la deuda hasta que se expida el Congreso, tal como reclama la oposición. La Justicia dejó sin efecto el decreto de necesidad y urgencia que pretendía echar mano del excedente de divisas el Banco Central para la conformación del Fondo del Bicentenario anunciado en diciembre pasado. La otra noticia de la tarde no habrá caído tan mal en la Casa Rosada: el tribunal de feria ratificó que el camino para la salida de Redrado es el parlamentario y dejó abierta la posibilidad para que el funcionario espere la resolución de su caso fuera de la autoridad monetaria. "No ingresa nunca más al Banco Central", advirtió el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Las juezas Clara María Do Pico y Marta Herrera cumplieron con el pronóstico que habían anticipado los diputados y senadores opositores que promovieron las acciones de amparo contra el uso de las reservas.

El fallo ratificó el pronunciamiento de la jueza en lo contencioso federal, María José Sarmiento. "La urgencia aducida no se condice con la omisión de convocar al órgano parlamentario para que en la órbita de su competencia específica se pronuncie acerca de los motivos que indujeron al Poder Ejecutivo a recurrir al mecanismo excepcional de los decretos de necesidad y urgencia", expresa el fallo de la Cámara que frenó el DNU 2010/09 firmado por la Presidenta para habilitar el pago de deuda con reservas del Central. De esta forma, la Cámara ordena que no se toquen las reservas y aconseja esperar hasta que el Congreso retome sus funciones para destrabar el asunto.

Pero el matrimonio presidencial no seguirá el guión que le redactaron los jueces y los adversarios. Lejos de volcarse al Parlamento, el Ejecutivo tiene planeado seguir por la vía judicial. "La decisión es apelable, porque el avance de la Cámara y la Justicia sobre las decisiones del Legislativo y el Ejecutivo ameritan poner las cosas en su lugar, toda vez que se ha producido un conflicto de poderes", dijo el diputado oficialista Jorge Landau.

La insistencia del Gobierno por la vía de los tribunales tiene una explicación política: el costo de seguir acumulando reveses de la Justicia es menor que el de sufrir una nueva derrota legislativa, más aún con el propio Néstor Kirchner sentado en su banca de diputado.

Los dirigentes opositores salieron a festejar el revés judicial a los K como si se tratara de una victoria propia. "Acaba de ratificarse la independencia del Banco Central", dijo el jefe del bloque de PRO, Federico Pinedo, en una conferencia de prensa que brindó ayer a la tarde junto a los diputados de la Coalición Cívica Alfonso Prat-Gay y Patricia Bullrich. El macrista señaló que del fallo de la cámara se desprende que "las reservas del Banco Central no son disponibles libremente por el gobierno de turno" y lo calificó como "una buena noticia".

En otra conferencia de prensa, que en principio estaba destinada a otros temas, la líder de la CC-ARI, Elisa Carrió, también celebró el nuevo fallo de la Cámara. Para Lilita, el rechazo a la apelación del Gobierno implica "un gran triunfo de la oposición y de la estrategia llevada adelante en Diputados".

Fiel a su estilo confrontador, la diputada chaqueña hizo un análisis de la noticia en la que apuntó contra el matrimonio presidencial. "Es una gran noticia que dice que está todo muy bien para los que defendemos el interés nacional y es muy mala noticia para los que querían atropellar los intereses nacionales como Néstor y Cristina", disparó.

A diferencia de lo que planteó el diputado oficialista Landau, la jefa de la Coalición Cívica interpretó que, para el Gobierno, el camino judicial ya se agotó: "No hay recurso extraordinario (que pueda presentarse) ante la Corte (Suprema de Justicia) porque no hay fallo definitivo".

En cuanto a la situación de Redrado al frente del Banco Central, la Cámara dejó la decisión de removerlo, o devolverlo a sus funciones, en manos de los poderes Legislativo y Ejecutivo. En ese sentido, la Justicia dejó sin efecto la medida cautelar dispuesta por la jueza Sarmiento.

A pesar de que el Gobierno interpretó el fallo como el fin de los días de Redrado al frente del BCRA, el caso todavía no está cerrado del todo. Sucede que el tribunal de alzada señaló que "considera suficiente cautela disponer que el Poder Ejecutivo no designe con carácter definitivo presidente del Banco Central hasta tanto se cumplimente con la participación legislativa", en referencia a la comisión especial del Congreso que trabaja en el caso.

Por su parte, Redrado avisó mediante un comunicado a la prensa que "la Cámara considera que no se ha producido el desplazamiento del presidente del Banco Central". La polémica continúa.

Comentá la nota