"Debemos llegar a un acuerdo"

Durán dijo que mantendrá una reunión con el intendente taficeño.
Con la idea de que tanto el municipio de Tafí Viejo como el Instituto Provincial de la Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu) integran el mismo Gobierno, el interventor de este organismo, Gustavo Durán, promoverá una reunión con el jefe municipal de la "Ciudad del Limón", Javier Pucharras. La pretensión del funcionario es que, tras el encuentro, se alcance un acuerdo para brindar solución a los problemas que vienen planteando los vecinos de las primeras 600 casas entregadas en el megaemprendimiento Lomas de Tafí.

"El instituto le transfirió al municipio las calles, las ochavas, los espacios verdes; pero, en efecto, ellos no aceptaron. La semana que viene vamos a tratar de llegar a un acuerdo, porque es una obra que se terminó hace más de un año. Los dos somos Gobierno, y debemos alcanzar un entendimiento para que la gente no sufra las consecuencias", puntualizó Durán.

El funcionario agregó que solicitará a las empresas que tuvieron a su cargo la construcción de ese primer sector que realicen algunos arreglos. Sin embargo, consideró que, después de ello, la intendencia debe recibir el barrio. "El plazo de garantía de obra ya pasó; no obstante, vamos a pedirles a las empresas que hagan un nuevo mantenimiento. Ahora bien, eso no podrá ser siempre así. Hoy las empresas están ahí, porque continúan con trabajos en otros sectores; pero, ¿qué pasará cuando se vayan?", se preguntó.

Durán insistió en que la prioridad es coordinar un plan de trabajo con el municipio. "Nosotros ponemos toda nuestra disposición; pero luego tenemos que ver de qué manera se ayuda a la intendencia; equiparla y que tenga solvencia para que sean ellos los que en el futuro realicen los mantenimientos necesarios. Porque en algún momento van a tener que recibir la obra", afirmó.

Independientemente de la negociación que mantendrá con el titular del municipio, Durán relacionó la necesidad de mantenimiento de las calles de Lomas de Tafí con las refacciones que numerosos vecinos iniciaron a poco tiempo de haber recibido las viviendas. "Los escombros y la basura terminaron en las calles; eso no es responsabilidad del Estado. Las refacciones, además, motivaron el tránsito de camiones que llevaban y traían materiales; y esto tuvo incidencia en el estado de las calles internas", explicó el funcionario.

Comentá la nota