Debemos cambiar de métodos ante la protesta que convirtió a la Casa de Gobierno en un gran municipio

El vicegobernador Juan Bacileff Ivanoff, a cargo del Poder Ejecutivo Provincial, hizo ayer una dura autocrítica sobre la forma en que el gobierno encaró la protesta social en su año y medio de gestión, y consideró que la estrategia oficial "convirtió a la Casa de Gobierno en un gran municipio".
Para el segundo de Jorge Capitanich, esa falta de autoridad en la relación con los movimientos piqueteros, que convirtieron en realidad cotidiana los cortes de calles en el centro de la ciudad, fue uno de los factores que le impidieron al Frente Chaco Merece Más obtener una ventaja mayor el domingo, cuando venció a la Alianza Frente de Todos. También cuestionó que en las listas de candidatos haya habido "gente que no debía estar".

"No podemos ser autistas"

Ivanoff, en declaraciones a FM Universidad, dijo que ya en la campaña "yo decía que en el resultado íbamos a tener una lectura no sólo sobre la campaña sino también sobre la gestión de gobierno, los integrantes del Ejecutivo, los distintos dirigentes que tenemos en las localidades, y la conformación de las listas. Nosotros no tuvimos internas, y había mucha gente, incluso afiliados nuestros, que no sabían cómo se manejaron las conformaciones de las listas".

Sobre ese punto recordó que un congreso del peronismo facultó a Capitanich a diseñar las listas en consulta con las mesas directivas del Consejo y del Congreso del PJ, pero dijo que "no se le puede cargar toda la responsabilidad al gobernador sobre las listas, pero evidentemente había gente que quería estar y no estuvo, y gente que estuvo y no debía estar. Pero son ya hechos consumados, y hablar de la lista es una cuestión abstracta, como se dice en derecho, aunque no podemos ser autistas y no hacer un análisis".

El vice habló luego de la protesta social, y dijo que "todos esos movimientos produjeron mucho mal humor. Mi planteo es que estamos dispuestos a recibir a todas las demandas sociales, con la paciencia que tiene el gobernador de hacerlo y preocuparse por los más humildes, pero tenemos que cambiar las metodologías".

A modo de ejemplo dijo que en ese mismo instante de sus declaraciones el gobierno buscaba desactivar un corte de ruta, y comentó que a Capitanich y a los ministros ya les comunicó que cada vez que esté a cargo del Ejecutivo "mi postura va a ser: atención a la gente, pero no con vías extorsivas. A mí no me puede aparecer un dirigente, arrogándose la representatividad de todo un sector de la comunidad, y pedir planes sociales al voleo".

Ayala y la puerta de atrás

Ivanoff cuestionó allí que "permitimos que se convierta a la Casa de Gobierno en una municipalidad", y se quejó de "la actitud de la intendenta (Aída Ayala), que cuando va una manifestación no los atiende, se va por la puerta de atrás. Esto no es una crítica, estoy dando un dato de la realidad".

En ese panorama señaló que "en los pueblos del interior cuando hay un reclamo la gente va a la intendencia, y acá (en Resistencia) nos convertimos en una intendencia. Entonces, por la buena voluntad del gobernador de no esquivarle a los problemas y no recurrir a resquicios legales para ver si un tema es de competencia provincial o municipal, nos pusimos a atender todos los problemas, y eso nos quita tiempo, nos quita la serenidad suficiente para los temas estructurales de la provincia".

El vicegobernador dijo que sobre el tema "nos pusimos de acuerdo", y contó que tuvo una reunión con ministros, con la policía y sectores de la justicia provincial, "no para criminalizar la protesta ni los reclamos, pero en otros países del mundo vi una manifestaciones enormes en una avenida, pero sin obstruir los derechos de los demás ciudadanos. Se puede protestar frente a la Casa de Gobierno, pero en la vereda o en la plaza, no cortando el tránsito".

Además dijo que esas protestas, por la tensión que generan, "obligan a que la policía esté parada acá, en lugar de estar cuidando la seguridad del ciudadano común. Acá hay que decirlo en el buen sentido: las protestas sociales, incluso las de los reclamos del campo, no pueden perjudicar los derechos de los demás. De lo contrario, no son buenas".

Críticas a la justicia

Ivanoff también dijo que las intimaciones de la justicia a desalojar lugares públicos "son por 24 horas, pero tienen que ser medidas más rápidas", y criticó que "las excarcelaciones deberían hacerse a través de un defensor oficial o la firma de un abogado particular, pero hoy las excarcelaciones se hacen cortando la 9 de Julio, donde están las fiscalías, y le exigen al fiscal que se expida. Así no tiene que funcionar la justicia. Pseudo representantes de los sectores sociales logran excarcelaciones por medios no establecidos en la ley", advirtió.

"Hay una actitud de ciertos sectores de la justicia de sacarse muy rápido los problemas de encima, y personas con antecedentes, que tendrían que quedar detenidas, son liberadas en forma inmediata", denunció, por lo que pidió "un trabajo armónico entre Poder Ejecutivo, Poder Judicial, los municipios, la policía, para resguardar a la población, porque ya en el interior tenemos robos con características parecidas a los de Capital Federal, encapuchados, con armas de guerra", sostuvo.

"Yo no voy a atender a nadie que me venga con una manifestación atrás, porque para mí son medidas extorsivas", insistió, y dijo que eso mismo le adelantó a Capitanich en una charla de más de tres horas que mantuvieron el lunes, al día siguiente de las elecciones, antes del encuentro con el resto del gabinete.

"Tenemos que cambiar, pero en serio", planteó, y dijo que "no se puede pedir a la policía que se exponga como se expone. Yo veo cómo son tratados: los escupen, los insultan, los empujan. Cualquier persona, tenga un uniforme o no, quiere ser menospreciada, tampoco los policías ni la gente humilde. Tiene que haber un respeto recíproco", subrayó.

Comentá la nota