El debe y el haber: Primer año de política deportiva

Tras muchos años de sufrir la falta de una política deportiva en Santa Cruz, la llegada de Daniel Peralta a la gobernación prometía un cambio, al menos si se tenían en cuenta las incontables e importantes promesas que él mismo realizó previo a las elecciones de octubre del 2007.
La primera decisión que tomó el mandatario provincial fue la de designar a Pablo Perea como subsecretario de Deportes, dejando de lado la idea de su padre, Hugo Peralta, de optar por Mario Rodríguez, el otro candidato al cargo.

Pasaron poco más de 12 meses de gestión en materia de política, y es el momento ideal para hacer un balance de lo que logró y lo que tiene pendiente la Secretaría de Deportes.

Las opiniones de dirigentes y deportistas suelen ofrecer un pantallazo de lo que en realidad ha logrado Perea y su gente en este primer año, pero un análisis de las promesas y los hechos terminarán por brindar un análisis completo, de lo que se hizo y lo que se debe realizar en deportes y recreación.

EL CAMBIO DE RANGO

Cualquiera que siguió de cerca esta historia sabe, que la llegada de Daniel Peralta como gobernador esperanzó a la comunidad deportiva, que vio en él al primer gobernador capaz de hablar con coherencia acerca de política orientada al deporte.

Peralta llegó con muchas promesas acerca de decisiones políticas, que le cambiarían el rumbo, pero él bien sabe que esas promesas luego son obligaciones para con todos aquellos que se ilusionaron.

Una de las iniciativas que prometió mucho tuvo que ver con el famoso cambio en la ley de Ministerios, que posibilitó que desde julio, la Subsecretaría de Recreación y Deportes pasara a ser “Secretaría”.

Sin embargo, el pensamiento general Subsecretaría, era que con ese cambio de rango se iba a lograr cierta autonomía con respecto a la Administración del Ministerio de Gobierno, que tantos problemas le trajo en los últimos años.

Pero eso nunca ocurrió, y la Secretaría sufrió igual o peor que en años anteriores a la hora de los trámites administrativos, que le terminaron complicando la vida a deportistas y dirigentes que nunca recibieron el apoyo económico y dirigencial en tiempo y forma.

A juzgar por el día a día, el cambio de rango en realidad fue sólo un cambio de nombre para los deportistas, que no se vieron beneficiados absolutamente en nada.

LA INFRAESTRUCTURA

Quienes saben un poquito de esto, también saben que las claves principales para comenzar con el progreso son el presupuesto y la infraestructura.

Sobre esta última urgencia, Peralta también habló y prometió que su Gobierno se pondrá al día con obras, que se requieren con urgencia para nuestra provincia.

Así fue como anunció el famoso Plan Estratégico de Obras para deportes que confeccionó la Secretaría de Deportes, en el que supuestamente se invertirán 260 millones de pesos.

Todo esto, luego de que en el transcurso del dicho al hecho quedaron en evidencia errores importantes, que curiosamente sólo fueron corregidos a tiempo luego de otra serie de publicaciones periodísticas, tras las cuales el mismísimo Gobernador aceptó el error, incluso haciéndose cargo de obras que se heredaron de la gestión anterior.

Sin embargo, en la actual política provincial nadie las advirtió y Peralta tuvo que bajar públicamente obras como la cancha de golf y tribunas para el Boxing, con un costo de 18 millones de pesos.

Por el momento, los anuncios que alguna vez se hicieron para revertir esta situación quedaron en eso, y por eso hoy la idea general se restringe a aquella vieja frase que reza: “Hasta que no lo veo, no lo creo”.

SIN LEGISLACION

Santa Cruz es una de las pocas provincias del país, que aún no cuenta con una legislación para deportes.

Conciente de esto, el Gobernador también manifestó en incontables ocasiones que Santa Cruz no podía pasar ni un año más sin contar con una legislación para deportes, y por eso aseguró que haría lo que corresponda para trabajar en conjunto con los Legisladores, para que la Ley del Deporte se aprobara cuanto antes y que así la provincia “no pase ni un año más sin ley”.

En algún momento dijo, que la Ley del Deporte sería una de las primeras tres en aprobarse en el 2008.

Sin embargo, la idea de realizar primero un Foro Provincial del Deporte retrasó en demasía esa idea, y se fue el año sin que la Secretaría de Deportes logre el cometido de confeccionar un proyecto de Ley del Deporte.

El Foro debía ser en marzo, pero vaya a saber por qué motivos fue recién a mediados de noviembre, y aquí una de las primeras cosas que se le puede achacar a la actual conducción de la Subsecretaría de Deportes.

Como el Foro se realizó a mediados de noviembre, los tiempos fueron nulos para presentar un proyecto que finalmente fue formulado por el diputado, Rubén Contreras, por fuera de la Secretaría que por esos días realizaba el Foro para confeccionar un proyecto.

Así fue como se perdió un año más sin tener ley, y en las primeras sesiones del 2009 se aprobará un proyecto que no tiene ni la mitad de artículos que tenía el que inicialmente presentó el diputado, Omar Hallar y que nunca se lo tuvo en cuenta.

LAS BECAS DEPORTIVAS

Las becas deportivas son todo un tema en Santa Cruz, porque siempre fueron pocas y porque siempre se pagaron con mucho atraso a los mejores deportistas de la provincia.

Esto, sin contar que las becas no superaban los 500 pesos por deportista, cuando a nivel competitivo se requiere una colaboración mayor.

Durante su campaña política previa a las elecciones, el Gobernador se comprometió a trabajar con un sistema de becas más justo e importante.

Esto se cumplió en parte, porque ya se entregaron cientos de becas, pero la deuda es importante y el sistema evidenció errores a la hora de determinar la categoría de beca que recibe cada deportista.

Sin ir más lejos, Diego Furriol, elegido por TiempoSur como el deportista del año, tiene una beca categoría “C”, que es igual a una beca “estímulo”; una vergüenza.

La otra mala tiene que ver con la falencia administrativa y económica, que hace que las becas se sigan pagando con mucho retraso, si es que se pagan.

GINNASIOS ABIERTOS

El proyecto de gimnasios abiertos para combatir la falta de infraestructura fue otro de los destacados por el Gobernador, quien dijo que se trabajaría en conjunto con Educación, para que los gimnasios escolares abrieran sus puertas los fines de semana.

En parte, esto está en marcha con algunos gimnasios de nuestra ciudad. Sin embargo, aquí tampoco se conocen detalles de la forma de trabajo y los beneficios específicos, que esto pudo traer para un ambiente deportivo que tampoco tuvo beneficios notorios en el día a día, y eso es justamente lo que se necesita.

El PRESUPUESTO

Luego, de que este en el 2007 se le otorgaran 11 millones de pesos como presupuesto a la Subsecretaría de Recreación y Deportes, lo que es equivalente al 0,4 por ciento sobre el total del presupuesto provincial, Peralta ha manifestado que incrementaría considerablemente el monto de dinero, para que se maneje la cartera deportiva que seguramente encabezará Pablo Perea.

Sin embargo, eso no ocurrió y el presupuesto para deportes sigue muy por debajo del uno por ciento con respecto al presupuesto total de la provincia.

Además, tanto en Gobierno como en la Subsecretaría evitaron dar informaciones precisas sobre el monto específico y sobre su destino final.

Extraoficialmente, se supo que el presupuesto para Deportes, -que se incluyó dentro del presupuesto total del Gobierno provincial- es de poco más de 17 millones.

Es decir, que estamos hablando de un nuevo presupuesto muy pobre para la Subsecretaría, que es ni más ni menos, que la encargada de proveer asistencia para instituciones, asociaciones y federaciones de toda la provincia.

Y EN EL FUNCIONAMIENTO…

La gestión de Perea como subsecretario, comenzó con la incertidumbre de gran parte de la comunidad deportiva, que no lo conocía ni por asomo, como quienes están vinculados con el fútbol en Santa Cruz, ya que Perea llegó a la Subsecretaría, tras ser presidente de la Liga de Fútbol Sur durante años.

En el comienzo, fueron duras las internas, tras gestiones en las que el descontrol fue moneda corriente, Perea llegó con un planteo de funcionamiento muy estricto y eso no cayó nada bien en los empleados del área.

Algunos de ellos eligieron medios alternativos para expresar sus quejas, mientras otros decidieron marcharse pocos días después de haberse incorporado al equipo de trabajo. El hecho de que varios de los integrantes del equipo original ya no estén, no es un dato menor. Como tampoco lo es, que varios de los que aún están sean cuestionados.

Desde su llegada, Pablo Perea hizo hincapié en la necesidad de reorganizar las instituciones y convocar a los denominados “actores” del deporte.

A favor, hay que decir que las reuniones cara a cara deben ser lo primero que debe hacer un funcionario que quiere “empaparse” en el tema y ese es un punto positivo.

Entre las buenas vale destacar un relevamiento de organización institucional, que en algún momento debería dar sus frutos y eso debería ocurrir justamente por estos días, comenzando el año.

Aquí, entra a jugar la relación inexistente con las empresas privadas. Esto no es una referencia fortuita: en otras ocasiones, exhortamos desde esta redacción a que los empresarios se involucren en un desafío de esta magnitud. Sin embargo, el avance en esta materia fue casi nulo.

Tanto Perea, como el Gobierno provincial por sí mismo, deben planificar un proyecto que ofrezca algo a cambio para obtener un beneficio.

HAY MUCHO POR HACER

Otro punto a destacar en el trabajo de la Subsecretaría, tiene que ver con el objetivo de cumplir con una función netamente piramidal, que debe sustentarse en la base del deporte comunitario para concluir en la élite, donde deberían destacarse una gran cantidad de deportistas que deben contar con la impostergable colaboración del Estado.

Por el momento, sobre el final del 2008 Río Gallegos vio como salieron a la luz casos en los que los barrios marginales están totalmente desatendidos, quizás por no tener Personería Jurídica, requisito que deberían omitir en ciertos casos.

SIN ALTO RENDIMIENTO

El alto rendimiento, aún está en el “debe” de una gestión que desde un principio aclaró que hay que “desdramatizar” cuestiones de alto rendimiento como los Juegos EPaDe o los Juegos de la Araucanía, donde las fallas siguen siendo las de siempre.

Un razonamiento lógico indica, que la política deportiva a ejecutar posee cuatro ejes fundamentales destinados a la comunidad: la base social, la base deportiva, la política deportiva (entendida como una conducción correcta), y la capacitación y perfeccionamiento.

Teniendo en cuenta eso se puede decir, que hay cuestiones de las que ya se están ocupando en la “Subse” y otras que todavía están en pañales.

Si hay algo que está claro, es que en este primer año de gestión se ha intentando consolidar una base de trabajo, que obligó a desatender otros procesos importantísimos para el ambiente deportivo.

Habrá que ver cuál es el perfil de trabajo y los objetivos precisos en un nuevo año, en el que la presión estará nuevamente al orden del día en deportes.

Comentá la nota