"Debatir no puede convertirse en una cuestión de vida o muerte"

La primera mandataria dialogó con la prensa en el Pasaje Catedral, luego de haber recorrido las obras que allí se están realizando. Además de anunciar la Cumbre Iberoamericana, se refirió al polémico proyecto de ley de servicios de información que su gobierno mandó al Congreso
"Es un proyecto que fuera debatido a lo largo y a lo ancho del país con un criterio de integración social y federal. Hubo más de 23, 24 foros, hubo más de 80 conferencias, se incorporaron más de 100 modificaciones a aquel anteproyecto" que ahora "va para el debate de todas las fuerzas políticas a donde es el ámbito natural del debate en democracia que es el Parlamento".

Consideró que la radiodifusión "tiene que adaptarse con participación amplia", someterse a una "democratización" y "adaptarse a lo que se viene, al gran salto a la modernidad, la digitalización".

"Lo más moderno que existía -cuando se sancionó la actual ley- es el fax", apuntó aseverando que "ahora con la digitalización, cada canal de aire va a tener o cuatro canales comunes o tres comunes y uno de alta definición, con lo cual hay que regular ese nuevo desarrollo tecnológico".

En cuanto al debate en el Congreso aseguró que "se quiere escuchar la opinión de todos, seguramente habrá modificaciones, habrá aportes de la misma manera que los hubo durante todos estos meses de discusión y todos tenemos que aprender, -desde una presidenta hasta el último ciudadano que no tenga ninguna responsabilidad institucional- que debemos debatir".

"Mangueando" al intendente

En un alto, una charla sobre fútbol. "¿No tiene una entrada intendente?", mangueó un funcionario local al jefe comunal de Rosario, Miguel Lifschitz en uno de los salones del Provincial, apuntando al clásico del fútbol sudamericano entre Argentina y Brasil a jugarse el sábado próximo precisamente en Rosario.

"No sé si iré yo. Es muy difícil conseguir entradas" admitió Liftschitz, quien luego, en diálogo con el titular del Ente Municipal de Turismo, Pablo Fernández, elogió a Mar del Plata, aunque su ciudad también recibió elogios. "Estuve en Rosario y realmente está hermosa", espetó el presidente del Consorcio Portuario, Eduardo Pezzati, quien estaba orgulloso, en su carácter de integrante de la comisión Pro Restauración de la Catedral, por la visita de la Presidenta de la Nación. Muy cerca, en ese conciliábulo con café de por medio, el secretario de Gobierno, Ariel Ciano, admitía que el intendente Gustavo Pulti estaba muy feliz con el anuncio de la Presidenta sobre la realización de la Cumbre Iberoamericana de Presidentes en Mar del Plata, el año próximo.

"Todo para Mar del Plata...Todo para Mar del Plata", se quejó con una sonrisa el jefe comunal de un partido de la zona...Todos hicieron como que no lo escucharon.

El Provincial, "un orgullo"

Hasta la Presidenta de la Nación se sorprendió por el estado que ofreció ayer el NH Gran Hotel Provincial de Mar del Plata, sede principal del encuentro de alcaldes. "Yo estuve en la inauguración y realmente me sorprende ver cómo está hoy. Evidentemente, Mar del Plata necesitaba un lugar como éste para poder albergar encuentros y congresos internacionales", aseveró Cristina Fernández de Kirchner a LA CAPITAL, poco antes de abandonar el hotel mencionado y dirigirse al teatro Auditorium.

Mientras, el ministro de Economía, el marplatense Amado Boudou, también se refería a las obras realizadas en el Hotel en una charla informal con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien también estuvo meses atrás cuando se reinauguró el Provincial.

"Es un orgullo para Mar del Plata", se escuchó decir a Randazzo, en diálogo con una radio local, ante la satisfacción del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, quien también bregó con fuerza, desde la Provincia, para la reapertura del Provincial.

Comentá la nota