A debatir por los derechos

A debatir por los derechos
Unas veinte mil mujeres se reunirán durante todo el fin de semana en la capital tucumana para discutir sobre sus derechos. La Iglesia local y sectores evangélicos buscan infiltrar devotas en los talleres. El domingo habrá una marcha por el aborto.
Activistas, trabajadoras, universitarias, profesionales, migrantes, rurales, piqueteras, aborígenes, amas de casa, estudiantes, mujeres de distintos rincones del país llegarán a San Miguel de Tucumán para sumarse desde el viernes y hasta el lunes del XXIV Encuentro Nacional de Mujeres. Las organizadoras esperan alrededor de veinte mil participantes. Como ya es costumbre, el domingo está prevista una multitudinaria marcha por las calles de la ciudad en la que se levantará la bandera del derecho al aborto. La jerarquía católica local en alianza con grupos evangélicos está reclutando devotas para que se infiltren en los talleres con el fin de expresar sus puntos de vista "según el Evangelio", sobre todo en aquellos que abordan temáticas vinculadas con los derechos sexuales y reproductivos.

El arzobispo de Tucumán, monseñor Luis Villalba, en su homilía del sábado, invitó a los fieles a rezar y organizar cadenas de oración durante los días que dura el ENM. Y sugirió tomar como referencia la homilía que pronunció el 24 de septiembre, en la celebración de la fiesta de la Virgen de la Merced, "patrona de la arquidiócesis y generala del Ejército argentino", donde afirmó frases como: "María es el arquetipo de la auténtica promoción femenina", es "el nuevo principio de la dignidad y de la vocación de la mujer; de todas y cada una de las mujeres". Villalba también destacó "el papel fundamental de la mujer como madre, defensora de la vida y educadora del hogar" y se refirió a "su vocación a la maternidad", de la que "brota la singular relación de la mujer con la vida humana". "La emancipación y la promoción de la mujer deben lograrse en conformidad con aquellas responsabilidades que brotan de su vocación a la maternidad y, sobre todo, no puede nunca realizarse atentado contra la vida humana en gestación. El matrimonio, la maternidad y la familia son valores fundamentales. No puede haber progresos reales a expensas de estos valores", dijo el prelado.

En las últimas semanas se realizaron en Tucumán varias marchas "por la vida", para expresar el rechazo a la despenalización del aborto. La última fue el domingo en Yerba Buena, localidad cercana a la capital tucumana. "Amamos la vida: hay que defenderla desde la concepción hasta la muerte natural", fue el lema de la movilización, que no concitó más que dos cuadras de concurrentes, entre ellos miembros de la Acción Católica, el Opus Dei y del Movimiento Familiar Cristiano, según publicaron medios locales.

La presencia en el ENM de la fuerza de choque de mujeres católicas y evangélicas organizada por la jerarquía eclesiástica local hará, como ya ha sucedido, muy difícil el desarrollo de algunos talleres. Las visiones de unas y otras en torno de las mujeres y sus derechos –y sobre todo alrededor del problema del aborto– se vuelven irreconciliables. Viene sucediendo así desde hace ya varios años en la tradicional cita anual en la que se cruzan activistas feministas, trans, lesbianas, mujeres independientes y de partidos políticos, fundamentalmente de izquierda.

El acto de apertura está previsto para el viernes a las 11 en el club Tucumán Central. Y los talleres, casi medio centenar, tendrán lugar en escuelas ubicadas en las cercanías de la plaza Urquiza. Se espera las presencias de obreras de la ex Terrabusi y también de Susana Trimarco, madre de la joven tucumanda Marita Verón desaparecida desde hace siete años presuntamente por mafias de proxenetas, convertida en una reconocida luchadora contra la trata de mujeres para explotación sexual. El domingo al mediodía se hará, como actividad paralela al Encuentro, un "silbatazo" por el centro tucumano contra el abuso sexual infantil, y se escuchará un pedido por la libertad de Romina Tejerina. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto montará una carpa en la plaza Urquiza.

La capacidad hotelera de la ciudad, unas cuatro mil plazas, está ya ocupada contó Vicky Disatrnik, de la comisión organizadora del ENM. La mayoría de las participantes dormirá en escuelas. Algunas, por falta de hospedaje, pararán en la ciudad santiagueña de Río Hondo, precisó.

Comentá la nota