Un debate sobre la pobreza acercó a la Iglesia y el Gobierno

Casaretto y el ministro Sileoni hablaron de la necesidad de erradicar la exclusión
La presencia de funcionarios en el programa oficial dio señales de acercamiento entre la Iglesia y el Gobierno, ausente en convocatorias anteriores. Pero algunas de aquellas diferencias volvieron a aflorar ayer, al término del cierre de la jornada inaugural de la Semana Social 2009 que aquí lleva adelante la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas).

El ministro de Educación de la Nación, Alfredo Sileoni, volvió a refutar una encuesta difundida por la Universidad Católica Argentina meses atrás que aseguraba que la pobreza en el país se aproximaba al 40%. "Esas cifras no fueron muy felices", insistió ayer, pero aclaró que entre el oficialismo y la estructura eclesiástica "hay diferencias, pero no un distanciamiento".

Concluida la primera jornada de esta cita, convocada en esta edición con el lema "Prioridad Bicentenario 2010-2016: Erradicar la pobreza y promover el desarrollo integral", Sileoni insistió en que hubo un esfuerzo del Gobierno que permitió mejorar la situación de sectores sociales más castigados. Pero aclaró: "No es cierto que hay cada vez más pobres porque la pobreza ha descendido".

Durante su exposición, en la que estuvo acompañado por el titular de la Cepas y obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, Sileoni reconoció que la pobreza "es un condicionante" para la escolaridad y recordó que hay 35.000 chicos que deberían estar y no están en sala de cinco años. "Los chicos que no llegan a la escuela no tienen infancia", dijo. Y enfatizó que la educación "dejó de ser sólo un tema de educadores" porque "preocupan por igual la presencia de chicos en el sistema educativo como la de sus padres en el sistema productivo".

En la apertura, que compartió estrado con el secretario general de la gobernación bonaerense, José Scioli, Casaretto dejó en evidencia los problemas sociales de la provincia con la descripción de una recorrida que había hecho días atrás por su diócesis. "Visité las tres cárceles nuevas que tenemos allí y me asombró la cantidad de hermanos y hermanas muy jóvenes que allí están detenidos", dijo en lo que se interpretó como una referencia de los niveles de delito e inseguridad que se viven en la zona.

Además de Sileoni, el otro funcionario que asoma en el programa es Juan Pablo Cafiero, embajador ante el Vaticano, que mañana participará en el cierre de las jornadas que se realizan en el hotel 13 de Julio.

A partir de hoy se espera escuchar voces que cuestionen al oficialismo. Esta mañana, en un panel para acercar propuestas para erradicar la pobreza estarán los diputados Graciela Camaño (PJ), Oscar Aguad (UCR) y Francisco de Narváez (Unión Pro). En el siguiente panel, hablará el titular de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Víctor De Gennaro. Por la tarde se escuchará a Rodolfo Terragno en una presentación que compartirá con la Universidad Católica Argentina, fuente de la encuesta Barómetro de la Deuda Social que tanto malestar causó al Gobierno.

Casaretto destacó aquí se busca "invitar a las distintas fuerzas a exponer sus posiciones sobre cómo caminar hacia el Bicentenario teniendo como objetivo erradicar la exclusión".

Comentá la nota