El debate por TV: los partidos, satisfechos y la gente indiferente

Los ciudadanos consultados se quedaron con gusto a poco, pero para los participantes fue positivo. La opinión de un encuestador.
El debate televisivo con los principales candidatos de los tres partidos mayoritarios de Mendoza, dejó opiniones diversas. La visión de la gente no es tan halagüeña como la de los referentes partidarios; sus opiniones continúan por la senda del escepticismo:

"En verdad no me ayudó mucho. Lo vi todo pero sigo igual que mis amigos, aún no sé a quién votar el domingo", opinó Federico (18) quien el próximo 28 ingresará por primera vez a un cuarto oscuro. "Esperaba algo un poco más jugado y con mayores propuestas", sentenció Carlos (48).

Mientras tanto en justicialismo, el Frente Cívico y el PD, se sienten satisfechos con las exposiciones y la buena impresión que dejaron sus candidatos.

Para el encuestador Enrique Bollati, el debate dejó un aspecto positivo: "Que la gente entre en contacto con los candidatos y al menos tenga una referencia de cómo pueden llegar a desenvolverse". Es que Bollati considera que los postulantes tuvieron poca exposición pública, "más allá de los afiches publicitarios".

Por el lado de los partido minoritarios el mensaje fue coincidente: "Es más de lo mismo".

Adolfo Bermejo y Omar Félix del PJ, Juan Carlos Aguinaga y Omar De Marchi del PD-Pro y los cobistas del Frente Cívico Federal Ernesto Sanz y Ricardo Mansur fueron los protagonistas del único debate televisado antes de los comicios del domingo.

Al cabo de una hora y media de discusiones y algunas propuestas, los principales candidatos de los tres partidos tradicionales mendocinos quemaron los últimos cartuchos para convencer a una franja del electorado que se mantienen indiferente.

En los candidatos hubo conformidad con el desempeño y en las filas partidarias están totalmente convencidos que las exposiciones estuvieron "brillantes" y "claras".

"Es un buen intento para presentar las propuestas y discutir sobre ellas de cara a la gente", afirmó César Biffi. El jefe de campaña del cobismo resaltó, como no podía ser de otra manera, la participación de Sanz y Mansur como las más contundentes. "Sobresalió Ernesto (Sanz) por su capacidad y experiencia y Ricardo (Mansur) fue el que mejor se explayó sobre la situación de la provincia", aseveró.

En el banquillo demócrata, Jaime Grimalt (ex concejal y candidato a legislador) destacó la oportunidad que se abrió para "confrontar las ideas y poder explayarse sobre algunos temas en particular" frente a un público masivo.

Según las observaciones del hombre del PD, Omar De Marchi se lleva todos los laureles mientras que el gran perdedor de la jornada fue el PJ. "Hubo ausencias de propuestas de nivel. Demostraron no estar a la altura de las circunstancias", dijo lapidario.

En cambio, para la diputada nacional Patricia Fadel, coordinadora de campaña del justicialismo, "fue muy bueno y con mucho respeto, no hubo grandes diferencias", aseguró y elevó la figura de Bermejo al decir que "estuvo bien y con un mensaje de esperanza, evitando las peleas que nadie entiende".

Pero lejos de los justificativos que esgrimen en los partidos políticos sobre la eficacia del discurso, los receptores del mensaje lo contrarían. Los menos escépticos hablaron de "falta de compromiso, pocas propuestas, mucho diálogo pero escasa profundidad", entre algunas de las definiciones que emplearon para describir la sensación final. Otros en cambio los calificaron directamente de verseros.

"Me gustó la charla pero al final son todos cuenteros", se despachó Jorge (56). "Si hoy me ponen 6 boletas adelante no sé por cuál decidirme", afirmó Tony (49).

Entre los más críticos, Carlos (79) fue rotundo: "Lo vi pero se habla tanto que estoy cansado. Espero que llegue el domingo y se termine de una vez", manifestó.

Según el encuestador Bollati, el debate realizado en la Legislatura sirvió para que la gente conozca mínimamente al candidato, fuera de un spot publicitario. "La paradoja que se presentó en esta elección es que las principales figuras no eran conocidos por el público en general, más allá de los afiches o un aviso. Y a través del debate se dio por primera vez un contacto masivo entre los candidatos y la ciudadanía".

Por eso destacó la confrontación cara a cara que se dio, no entre políticos, sino entre la persona que se postula para un cargo legislativo nacional y el votante: "El debate puede haber servido para ver cómo se mueven, qué hacen los candidatos y así ayudar a un amplio sector que aún hoy se mantiene indeciso", señaló.

Los referentes de los partidos chicos, que se quedaron fuera de escena, criticaron duramente a sus contrincantes políticos. "Es siempre lo mismo y al final sólo van alternándose en los espacios", sostuvo Ernesto Mancinelli candidato a diputado nacional por Mendoza Merece Más.

Desde La Coalición, Luis Leiva fue categórico: "No hubo propuestas. Así no lograron que el indeciso se decida", concluyó el candidato a diputado nacional.

Comentá la nota