El debate por la Justicia Laboral está en marcha

Los diputados comenzaron a analizar ayer dos proyectos para reformar el Código de Procedimientos Laboral de la Provincia. La actual legislación data del año 1971 y tuvo algunas mínimas reformas en el año 1985. Las nuevas iniciativas contemplan la posibilidad de instalar jueces del fuero laboral en el interior de la provincia, para garantizar el acceso a la Justicia.
La reunión sirvió para hacer un diagnóstico junto a los miembros del programa Poder Judicial en Cambio sobre la situación actual de la Justicia Laboral, las causas que ingresan, los trámites y cuánto demoran. Integrantes del Programa expusieron dos proyectos que reforman la actual legislación. En una de las iniciativas, se prevé la doble instancia, esto es, jueces de primera instancia y cámara de apelaciones. El otro establece una sola cámara con jueces que funcionen como instancia única, en litigios por montos de menor cuantía.

"Ha sido muy interesante la reunión, los miembros del Programa Poder Judicial en Cambio nos han dejado material para analizar, donde están sintetizadas las principales reformas, será girado a todos los diputados y ahora nos vamos a empezar a reunir con los diferentes sectores tanto jurídicos como de la sociedad civil para empezar a analizar el contenido del nuevo código", señaló la titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Sandra Generoso.

Respecto de la incorporación de una cámara de apelaciones en el fuero laboral la diputada señaló: "En función de la Constitución que en el articulo 75 inciso 22 incorpora los tratados internacionales, se exige que se garantice la doble instancia, pero la merituación de factibilidad la harán las tres comisiones".

Por su parte, la diputada Gabriela Ortiz (Partido Justicialista) sostuvo que "toda reforma debe garantizar los derechos del trabajador" y mas allá de las consideraciones especificas de cada instituto jurídico, "está claro que debe imperar la idea directriz de que los principios de economía y celeridad procesal deben ser contemplados en todo momento, toda vez que tal como lo manifestaron los autores del proyecto, la idea que motiva esta reforma es la necesidad de modernizar el sistema".

Expresó que "el principio fundamental de "in dubio pro operario", el carácter eminentemente alimentario de la indemnización que reclama el trabajador en el juicio laboral y la doctrina proteccionista de los derechos del trabajador que ha imbuido a nuestra legislación a partir de la década del 50 deben constituir de manera insoslayable el marco ideológico al debate parlamentario, que deberá contar con el aporte de entidades como los sindicatos, y con la opinión de abogados litigantes en materia laboral".

Comentá la nota