El debate por el Insssep es tramposo, plantea el PO

El Partido Obrero acusó al peronismo y al radicalismo de plantear "un debate tramposo" en torno al destino del Insssep, y señaló que "las dos principales fuerzas políticas discuten acerca de si el organismo debe estar o no bajo la órbita provincial, pero de ese modo evitan la discusión de fondo, que es que el instituto debe ser gestionado y controlado por los trabajadores".
"Son ejes falsos de discusión", dijo el primer candidato a diputado provincial del PO, Aurelio Díaz, quien destacó que "el Insssep debe ser administrado por los trabajadores". Acompañado de Freddy Gima, miembro del Comité Central del PO, Díaz dijo que "acá no se trata de ver si se impone el chauvinismo provinciano de que el instituto se quede en la órbita provincial o de agitar el cuco de la armonización".

"Lo que hay que plantear, discutir y lograr, es que lo manejen los 60.000 empleados públicos provinciales y municipales que todos los meses destinan una parte de sus sueldos a mantenerlo", sostuvo.

El dirigente cuestionó que por el rol pasivo que les corresponde hoy a los trabajadores "es que la obra social termina siendo manejada según los intereses partidarios o sectoriales de los gobernantes de turno o en base a las pretensiones de las corporaciones de la salud privada, como la Federación Médica, el Colegio Médico o la Asociación de Clínicas, que son las que controlan las prestaciones a los trabajadores".

Díaz también denunció que "el gobierno en su demagogia electoral, frente a la desocupación, promete 100 mil puestos de trabajo pero en realidad hace pagar los platos rotos a los trabajadores. Nikisch pasó 5.000 personas a planta permanente en el Estado, y Capitanich otro tanto, pero al cimbronazo que esto es para la obra social del Insssep no lo paga el Estado, sino los trabajadores. Así es imposible que el organismo aguante".

El candidato de PO también reclamó "que por ley se obligue a volver a trabajar a los jubilados de privilegio. Lograron haberes de miles de pesos con sólo trabajar un año o dos. Tienen que volver a laburar los 30 años de servicios que les faltan", planteó. Además, criticó al gobierno kirchnerista "porque en lugar de utilizar los fondos públicos para promover el empleo en serio, manotea los recursos de los jubilados para darle 500 millones de pesos a la General Motors con la excusa de evitar despidos, cuando esta empresa ganó en 2008 un total de 1.300 millones de dólares en América Latina".

Por eso dijo que "se tiene que hacer carne la consigna de que a la crisis la paguen los capitalistas, o de lo contrario los recursos de los trabajadores no se destinarán a mejorar las condiciones de vida de ellos y sus familias, sino a seguir enriqueciendo a estos grandes grupos económicos".

El Partido Obrero lleva también como candidato a diputado nacional a Daniel García.

"Estafa política"

Por su parte, Gima dijo que "hay una suerte de estafa política, porque todo el mundo habla de la crisis capitalista más grande de la historia. Sin embargo, frente a eso lo que llama la atención es que las principales candidaturas ocultan qué medidas van a aplicar para enfrentar la crisis".

"Denunciamos que están preparando la devaluación de la moneda, y todos sabemos que una mega devaluación hará caer el poder adquisitivo de los salarios", señaló.

Comentá la nota