Debate Europa un blindaje a sus empresas

Sarkozy propuso crear fondos soberanos para evitar que las compañías del continente caigan en manos de inversores extranjeros.Por Luisa Corradini
PARIS.- Decidido a aprovechar la crisis actual para reforzar la influencia de Europa, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, presentó ayer su controvertido proyecto de un ?gobierno económico? para la zona euro y propuso crear fondos soberanos para invertir en sectores estratégicos del continente. Las dos iniciativas, sin embargo, suscitaron fuertes reservas.

Sarkozy señaló que esos fondos deben ser creados por cada país de la Unión Europea (UE) para invertir en sectores estratégicos e impedir que las grandes empresas puedan caer en poder de predadores extranjeros, en particular en el sector energético.

Al defender lo que llamó ?la respuesta industrial a la crisis?, Sarkozy advirtió en forma categórica: ?No quiero que los ciudadanos europeos se despierten dentro de unos meses y vean las compañías europeas en manos extranjeras, adquiridas a precio de saldo?.

La utilización coordinada de esos fondos soberanos (utilizados habitualmente por países como China, Rusia y otros exportadores de materias primas) permitiría, dijo, ?dar una respuesta industrial a la crisis?. En la misma línea, el presidente francés abogó por poner en marcha un plan de asistencia al sector automotriz, similar al adoptado en Estados Unidos, para no dejar a los fabricantes europeos en una situación de desventaja.

Horas después de anunciar su proyecto ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Sarkozy recibió un enérgico rechazo de Alemania. Esa propuesta ?contradice los principios de un sistema que funciona exitosamente desde hace años?, dijo el ministro de Economía alemán, Michael Glos. Las últimas ?intervenciones en la banca y en el seguro fueron una excepción indispensable para evitar el derrumbe de los circuitos financieros y proteger de esa manera el crecimiento y el empleo?, afirmó.

?Alemania seguirá abierta a los capitales del mundo entero?, agregó.

Diversos líderes democristianos y liberales respaldaron la posición del gobierno de Angela Merkel.

Por otra parte, Sarkozy justificó su proyecto de crear un gobierno económico en la eurozona con el argumento de que Europa ?debe liderar la idea de una refundación del capitalismo mundial?.

El mandatario francés dijo que no era posible que los 15 países de la Eurozona continuaran ?sin un gobierno económico claramente identificado.?

Independencia

Francia todavía no definió los contornos de esa iniciativa. Pero todas las ideas de esa índole tropiezan con la fuerte oposición de Alemania y de otros países del norte de Europa. Sarkozy aclaró que ese gobierno ?deberá trabajar junto con el Banco Central Europeo (BCE)?.

El BCE, que por el momento es la única institución federal de la zona euro, ?tiene que ser independiente?, pero ?debe discutir con un gobierno económico?, dijo Sarkozy.

Meses atrás, Francia intentó por primera vez promover esa idea, pero retrocedió ante la oposición alemana. Sarkozy hizo un nuevo intento durante la cumbre del Eurogrupo, el 12 de este mes, pero tropezó con la inmediata réplica del primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Junker: ?¿Quién necesita un gobierno económico??, comentó.

El primero en expresar su inquietud ayer fue José Manuel Durão Barroso, presidente del Consejo Europeo, órgano ejecutivo de la UE: ?Es importante no poner en peligro la independencia de la BCE?, declaró. Esos temores no son totalmente injustificados, porque la idea de Sarkozy consiste en institucionalizar un instrumento de ?monitoreo político de la zona euro? de alto nivel para contrabalancear el poder que tiene el BCE, gracias a su independencia.

El presidente francés estima que el exitoso precedente de la cumbre del 12 de octubre en París, que adoptó un plan de rescate de unos 3 billones de dólares, justifica proseguir con la experiencia. A su juicio, habría que hacer ese tipo de reuniones regularmente. ?¿Por qué no una vez por año??, propuso.

Por otra parte, anticipó que propondrá una cumbre extraordinaria de la UE encargada de preparar la serie de conferencias internacionales que se harán en los próximos meses para reorganizar el sistema financiero mundial, según acordó el sábado pasado en Camp David con su par norteamericano George W. Bush. Europa ?debe liderar la idea de una refundación del capitalismo mundial?, precisó.

Sarkozy estimó que ?la solución más simple? para esas cumbres sería asociar los países del G-8 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Canadá, Italia y Rusia) a las cinco principales potencias emergentes (Brasil, México, China, India y Sudáfrica).

Ese formato dejaría afuera a España, que se sintió agraviada con esa propuesta. José Luis Rodríguez Zapatero no ocultó su malhumor cuando prometió que, contrariamente a lo que anunció Sarkozy, España hará valer su peso como octava economía mundial para estar presente en el llamado Bretton Woods II. También se pronunció por la presencia de ?un país árabe importante?.

Comentá la nota