Debate por el destino de las hectáreas cedidas por Dos Valles

En el marco del Consejo de Planificación se analizaron los avances en torno al proyecto de barrio cerrado Dos Valles. Organizaciones vinculadas con el reclamo por la vivienda, pidieron que se exija que la tierra cedida sea aptas para la construcción de casas. Planeamiento advirtió que de las 45 hectáreas, sólo 11,8 pueden ser destinadas a ese fin.
El destino de la parcela fiscal de 45 hectáreas cedida por Dos Valles, fue discutido el pasado viernes en el marco de un encuentro del Consejo de Planificación Municipal. De eso grupo, sólo 11,8 podrán ser utilizadas para la construcción de viviendas, de acuerdo a la definición del área de Planeamiento, teniendo en cuenta la topografía e hidrología de la zona.

Por ese motivo, representantes de la Mesa de Organizaciones de la Tierra reclamaron que se exija al grupo desarrollador la cesión de parcelas que permitan la edificación de casas, en el marco de la Emergencia Habitacional.

La discusión se planteó el pasado viernes, durante un encuentro del Consejo de Planificación Municipal, durante el cual se analizó integralmente el proyecto, de cara a lo que será la audiencia pública.

La parcela fiscal en cuestión -de 45 hectáreas- está ubicada del otro lado de la Ruta Nacional 40 Sur en relación al futuro barrio cerrado Dos Valles, y lindera con el área de construcción de 645 viviendas, proyecto del IPPV y la empresa Mocciola.

Ya la secretaría de Planeamiento -a través de una nota remitida el 26 de junio pasado al apoderado de Dos Valles, Ingeniero Sergio Mendiburu-, advirtió que "la parcela posee una fuerte presencia de características hidrológicas", y que "una gran franja aluvial atraviesa en forma oblicua la parcela, condicionando fuertemente la posible urbanización".

En ese marco, solicitó a los privados la cesión de otra parcela, hecho que fue rechazado por Mendiburu. A partir de esa confirmación, Planeamiento estableció que de las 45 hectáreas, sólo 11,8 son aptas para urbanizar, mientras que del resto, unas 5,5 serían destinadas a "espacio verde o equipamiento de apoyo al uso principal", según nota firmada por la secretaria de Planeamiento, Fabiela Orlandi, el pasado 14 de julio. El resto "son consideradas no aptas para el asentamiento humano".

Las áreas de factible construcción de viviendas se dividirían en unos 400 lotes de 200 metros cuadrados, cada uno destinado a vivienda individual.

Precisamente, la pasada semana, el Ejecutivo municipal ya comprometió a un grupo de cooperativas, el acceso a esos lotes para el desarrollo de proyectos de urbanización.

Carlos Iglesias y Cristina Marín recordaron en viernes, en el marco de la reunión del Consejo de Planificación, que "debe discutirse quién define qué tierra cede el privado", ya que "no se entiende cómo se ceden 45 hectáreas de las que sólo se pueden utilizar menos de 12 para la construcción de viviendas".

Mendiburu explicó que "en las tierras cedidas, el Estado puede desarrollar lo que quiere", y consideró que mayor cantidad de esa parcela podría ser destinada a casas, teniendo en cuenta la construcción "sin restricciones hidrológicas ni topográficas" de las 645 viviendas, en la zona lindera.

Por su parte, Orlandi defendió el estudio realizado sobre el terreno, que impone la limitación a la construcción de unidades habitacionales, y recordó que Planeamiento requirió a Dos Valles la cesión de otra parcela.

Por su parte, el titular del Instituto de la Tierra y la Vivienda para el Hábitat Social, Oscar Zamora, señaló que la fracción no utilizada para viviendas "puede ser vendido a un privado, para generar una recuperación de tierra para la construcción de viviendas".

"Si siguen así, el municipio se va a convertir en una inmobiliaria", se quejó Cristina Marín en diálogo con este medio. (ANB)

Comentá la nota