Debate en el Concejo sobre el cuidado del agua

Con una destacada asistencia de público, se desarrolló ayer el panel sobre los acuíferos pampeanos y el abastecimiento del agua en Santa Rosa.
El denominador común fue la necesidad de preservar las aguas subterráneas y hacer un uso sustentable de ese recurso. La colocación de medidores de agua fue una de las ideas centrales de las exposiciones.

La presencia de conocidos especialistas en las aguas subterráneas de la ciudad y la provincia, y de políticos y numerosos dirigentes sociales e institucionales reflejó la preocupación que prima en los sectores con poder de decisión sobre un problema que, como se dijo ayer varias veces en el Concejo Deliberante de la ciudad, "explotará" si no se toman medidas fuertes en lo inmediato.

Organizado por un conjunto de instituciones públicas y civiles, la convocatoria llevó el título de "La crisis silenciosa" para graficar una situación que, aunque no hace ruido en lo inmediato, amenaza con convertirse en un problema mayor. La reunión comenzó con la presentación por parte del intendente de la ciudad, Francisco Torroba, a la que siguió una breve exposición del rotario Juan Pedro Torroba sobre el interés de esa entidad en este tema. Junto a ellos, ocuparon la mesa de cabecera el viceintendente Guillermo Di Liscia, y el presidente de la Fundación Chadileuvú, Héctor Gómez.

Tras ellos hubo cuatro exposiciones. Primero habló Ernesto Viglizzo, quien abordó el problema desde lo que llamó "la tragedia de los recursos compartidos". Mientras que cada persona se preocupa por lo que le es propio, tiende a desentenderse o despilfarrar aquello que es de uso común, reflexionó el especialista. Es el caso del agua, de la atmósfera y de los recursos naturales en general. Viglizzo cerró su exposición con un llamado a "repensar la cultura del uso del agua" incorporando la idea de que su aprovechamiento irracional llevará a su agotamiento.

Santiago Giai brindó primero unas definiciones relacionadas con agua subterránea y detalló luego las características y potencialidades de los principales acuíferos pampeanos. Reiteró que con una extracción racional, los acuíferos de la provincia podrían sostener una población de 2,5 millones de personas. Giai dejó varias conclusiones, entre ellas las de mejorar las estimaciones de recarga, sancionar el nuevo Código de Aguas, aplicar políticas para un uso eficiente del recurso -que conlleven un castigo a quienes lo derrochan- y alentar acciones para aprovechar el agua de lluvia.

José Miguel Malán trazó una síntesis histórica sobre la evolución del servicio de agua potable en la ciudad, y luego instruyó sobre los acuíferos ubicados en la zona central de la provincia, de los que se abastece la ciudad de Santa Rosa. Indicó que la "lente" ubicada al norte de Anguil es una de las zonas con más potencialidad, aunque requiere de mayores estudios. De hecho, indicó, desde 1992 no se hacen estudios hidrogeológicos en esta zona de la provincia.

Medidores.

Diego Bosch, secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, cerró el tramo de las exposiciones. El funcionario brindó un detalle de la situación actual del servicio, con abundantes gráficos en los que mostró cómo funciona el sistema, reiteró que el área de Servicios Sanitarios estaba "desmantelada" cuando asumió la actual gestión, brindó los valores de consumo y los aportes que hacen el acuífero Santa Rosa - Anguil y el acueducto del Río Colorado y destacó que la decisión política de reemplazar medidores de agua rotos o trabados -y colocar aquellos faltantes- ha significado un importante ahorro en el consumo. De hecho, cuantificó este ahorro en un 15 por ciento. Anticipó que se seguirá en esta línea de trabajo, con la meta de alcanzar un ahorro del 25 por ciento.

A las exposiciones siguió un interesante y productivo intercambio de opiniones entre el público presente y los disertantes.

Comentá la nota