Se debate el cierre del Bingo

El Concejo Deliberante busca que se limiten los días y las horas de funcionamiento. La comisión de Legislación tenía que reunirse ayer, pero la convocatoria no llegó. Concejales opositores apuntan al cierre del local
En los últimos días, las denuncias sobre el crecimiento de la ludopatía en la ciudad volvió a la agenda. Es así que el Concejo Deliberante pretende que el Bingo limite los días y los horarios de su actividad. Según sostienen, si la sala de juego no tiene sus puertas abiertas las 24 horas, las personas

-que están en tratamiento para recuperarse de su adicción al juego- serían ayudadas.

Concejales de la comisión de Legislación tenían que reunirse ayer con autoridades de la firma

Codere -encargada de la explotación del Bingo- para conversar sobre las posturas que permitan

un acuerdo. El primer objetivo es poner un límite al local de juegos para que funcione los lunes,

jueves y domingos de 18 a 2 y los viernes, sábados y feriados de 18 a 4. Sin embargo, la reunión no

fue llevada a cabo porque no hubo la respectiva convocatoria.

En conversación con Hoy, el concejal Oscar Negrelli (ARI) sostuvo que la “convocatoria nunca llegó”. En base a la problemática de la casa de juegos, expresó que desde su bloque pedirán “el cierre del Bingo” y si esto no es posible una “relocalización fuera de la trama urbana”.

Negrelli apuntó que manejan esas dos posibilidades y reconoció que el orden de importancia va en pedir el cierre de la casa de juegos y como “segunda posibilidad” el traslado hacia la periferia “lejos de la gente”.

“En La Plata es claro que eso sucede, porque tener un bingo a metros de la estación de tren, que es donde se movilizan los sectores populares, es de una perversidad absoluta”, le dijo el concejal a diariohoy.net.

Actualmente, la iniciativa se encuentra en tratamiento en la comisión de Legislación desde fines de 2008. Fue presentado en base a las denuncias de entidades locales sobre el aumento de la ludopatía o adicción al juego en las personas. Estos sostienen que el permanente funcionamiento del Bingo presenta dificultades para los enfermos que están en tratamiento y también para sus familias, que no pueden controlarlos.

Comentá la nota