La debacle K EL REACOMODAMIENTO DE JOAQUIN

Sin miedo a la gripe A, Joaquín de la Torre optó por hacer las valijas e irse a Neuquén, escapando del desplome kirchnerista que ya arrasó con funcionarios e intendentes. ¿Con qué panorama se encontrará a su regreso?
Quizás no fue el mejor período para iniciarse como jefe comunal. Con dos años de mandato, Joaquín de la Torre pasó por todo tipo de escenarios, tanto distritales como nacionales.

Tras años de abandono nacional y provincial a un municipio siempre gobernado por ideologías diferentes a la de los gobiernos centrales, la nueva gestión de San Miguel lograba al fin la tan ansiada financiación de obra pública.

Lo que inició con crisis de gestión, con quiebre de acuerdos, renuncias constantes y números en rojo, parecía encontrar su rumbo.

Con la seguridad de la derrota frente al ex intendente Aldo Rico, "Joaquín" se jugó el todo por el todo, en el medio de la elección, la promesa K de $25 millones para el hospital Larcade, asfalto, cloacas y agua corriente para las zonas más postergadas.

Francisco de Narváez se impuso en el distrito por 5 mil votos a Néstor Kirchner, impulsado por el corte de boleta Riquista y las dos listas de Unión Pro.

"No tenemos que pensar que eso va a pasar" respondió de la Torre a SMnoticias consultado sobre la posibilidad de la no llegada de los aportes nacionales para obra pública; ahora, en el circulo más intimo del intendente, esa posibilidad esta siendo evaluada con mucha seriedad.

"De la Torre es un intendente Pro" comentó en una charla una Diputada Nacional electa.

"Soy amigo de Joaquín (De la Torre) que no salió de un repollo" dijo Felipe Solá semanas atrás en San Miguel.

"Mi afectó por Felipe no lo voy a cambiar" dijo en Febrero Joaquín de la Torre en SMnoticias.

Por el momento "Joaquín" solo piensa en descansar.

Comentá la nota