La debacle financiera y la sequía del campo frenan la venta de camiones

En el primer mes del año, se vendieron 1.790 unidades, contra las 2.604 del mismo mes de 2008. Las ventas de Iveco, la única fábrica local, cayeron 45% en enero
Mientras aún se espera que el Gobierno anuncie la puesta en marcha del plan de estímulo a la venta de utilitarios y camiones, el sector intenta capear el peor de los temporales.

Como no sucedía desde la crisis de 2001, la venta de camiones se redujo exponencialmente en el comienzo del año. Según datos del informe de patentamientos de la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (Acara), en enero de 2009 se vendieron 1.790 unidades. Ese número se ubica un 31% por debajo de los 2.604 comercializados en el mismo mes del año pasado.

Entre esos 12 meses, el sector sufrió un paro agropecuario, el inicio de la crisis financiera internacional que tuvo como consecuencia una disminución en las exportaciones argentinas y, como si eso no fuera suficiente, una sequía que lo dejó a sus clientes casi sin cargas para transportar.

La empresa que más unidades despachó en enero fue Mercedes Benz. Entre buses y camiones, patentó 809 unidades. Aunque eso números le significaron el 45,20% del mercado, también reflejaron una caída de 21,23% respecto de enero de 2008, cuando comercializó 1.027 vehículos de esa gama.

Renault, Volkswagen y Ford, en ese orden, fueron las que más ventas perdieron. La marca del rombo comercializó 23 unidades contra las 61 de 2008 (una baja de 62,30%) y la alemana alcanzó las 155 ventas entre camiones y buses; mientras que un año antes duplicaba esas cifras.

Por último, la estadounidense pasó de 465 unidades en enero de 2008 a menos de la mitad un año después, con 260 unidades (-44,09%).

Scania y Volvo, dos marcas emblemáticas del sector, también sufrieron una reducción en sus ventas.

La primera tropezó un 8,46%. En el caso de la escandinava, las ventas pasaron de 94 unidades a 80 en enero de este año.

Industria nacional

Como sucede siempre que hay crisis, los bienes durables son los primeros que encienden la luz de alerta.

El prolongado conflicto del campo y la fuerte sequía se tradujeron en una menor actividad en ciudades clave del interior, uno de los grandes mercados a donde apuntan las ventas de camiones.

La fabrica de Iveco, ubicada en Ferreyra, Córdoba, es la única que produce camiones en la Argentina, no es ajena a las menores ventas.

Según Acara, la fabricante de camiones del grupo Fiat pasó de vender 313 unidades en enero de 2008 a 171 en el mismo mes de 2009, lo que le significó una caída de 45,37 por ciento.

La preocupación sobre el futuro se respira en la zona de Ferreyra.

Según el secretario general de Smata en Córdoba, Omar Dragún, la planta “casi no está funcionando”. Y esto se debería a que la fábrica posee un stock importante. “Hay alrededor de 1.000 camiones”, aseguró Dragún. El sindicalista también sostiene que, mientras esperan que el alicaído mercado no sufra más golpes, ya les anticiparon que en marzo la marca puede llegar a trabajar sólo una semana, aunque la empresa aún informó sobre el tema.

Comentá la nota