David: "Una práctica del kirchnerismo"

"El Congreso no tiene competencia para derogar mandatos partidarios que fueron expresados por los afiliados" aseguró.
La reunión de los congresales del Partido Justicialista, que se realizó en la noche del lunes último fuera de la sede, y la decisión de éstos de pedir la renuncia a los miembros del Consejo Provincial y que se convoque a internas para elegir una nueva conducción, fue analizada ayer por referentes de otros sectores del partido y del ala sindical peronista.

Para el ex candidato a vicegobernador Javier David, "es evidente que hay una línea que baja desde el kirchnerismo a través de empleados que tienen en la provincia de Salta, para tratar de perjudicar a Juan Carlos Romero, que trabaja en un armado nacional".

También puntualizó que "no hay ningún motivo para que el Congreso partidario se arrogue la prerrogativa de pretender pasar por encima de la legalidad partidaria institucional en busca de espacios de poder".

David consideró "inadmisible" que ante la situación por la que están atravesando, tanto el país como la provincia, no sólo en relación con la emergencia sanitaria por la gripe A, "no se tenga responsabilidad para gobernar".

En esta línea, el dirigente subrayó que "en vez de trabajar, funcionarios de la Provincia, intendentes municipales, a los que se suman diputados y senadores, se reúnen cada 48 horas para hablar de temas partidarios; esto cansa a la gente y se refleja en los resultados electorales, como el caso de la elección nacional en el departamento Capital", acotó.

David insistió en que el Congreso del partido "no tiene competencia para pedir la renuncia de nadie, y menos para cortar mandatos que fueron otorgados por los afiliados justicialistas, tal el caso del presidente del partido como de todos los demás miembros del Consejo Provincial".

Recordó que en las elecciones que convocó en 2007 el PJ para renovar autoridades "los afiliados peronistas fueron los que eligieron al presidente y a los consejeros, pero también eligieron a todos los congresales en sus respectivos departamentos. Ahora, un grupo de esos congresales se reúne y quiere dejar sin efecto un mandato legalmente establecido por cuatro años, que se debe cumplir".

David, finalmente, insistió en remarcar como "lamentable que quienes tienen responsabilidad de gestión de gobierno, sea como gobernador, como intendente, como diputado o senador, y con los problemas que tiene la provincia y el país, se dediquen a ver qué hacen con el partido o con los cargos partidarios".

Comentá la nota