Datos sobre la Gripe A: Para entender y prevenirse

La gripe porcina es una enfermedad respiratoria contagiosa aguda de los cerdos, causada por varios virus de tipo A. La tasa de morbilidad es alta y la de mortalidad es baja (1-4%). El virus se propaga entre los cerdos por aerosoles, a través de contacto directo e indirecto.
Los brotes se producen en los cerdos durante todo el año, con un aumento de la incidencia en otoño e invierno en las zonas templadas. Muchos países recurren a la vacunación rutinaria entre la población porcina.

Los virus de la gripe porcina son más comunes del subtipo H1N1, pero hay también otros subtipos circulando en los cerdos (por ejemplo, H1N2, H3N1, H3N2).

Los cerdos también pueden ser infectados con el virus de la gripe aviar y las aves y los humanos pueden ser infectados por la gripe porcina.

El H3N2 es el virus de la peste porcina que se cree fue contagiada a los cerdos a través del hombre. A veces, los cerdos pueden infectarse con más de un tipo de virus a la vez, que puede permitir que los genes de estos virus se mezclen y sufran una mutación.

Aunque los virus que originan la gripe porcina sólo infecta a los cerdos, a veces traspasan la barrera y causan enfermedades a los seres humanos.

¿Cuáles son los síntomas?

Existen brotes esporádicos de humanos que han resultado infectados por la gripe porcina. Generalmente, los síntomas clínicos son similares a la gripe estacionial, pero la presentación clínica varía en términos generales desde la infección asintomática hasta la neumonía grave con resultado de muerte.

El cuadro clínico es parecido al de una gripe normal y otras graves infecciones del tracto respiratorio superior.

Fiebre mayor de 38 grados centígrados (100,4 Fahrenheit), tos frecuente e intensa, dolor de cabeza, falta de apetito, congestionamiento nasal, malestar general.

¿Se puede comer carne de cerdo?

Sí. La gripe porcina no se ha demostrado que se transmita a las personas a través de la carne de cerdo cocinada ya que el virus no soporta los grados de cocción adecuados para la preparación de cerdo y otras carnes.

¿Qué hacer para prevenir?

La Secretaría de Salud de México recomienda las siguientes precauciones para evitar el contagio de la gripe porcina: Mantenerse alejados de personas con infecciones respiratorias, no saludar de beso ni de mano, no compartir alimentos, vasos o cubiertos, ventilar y permitir la entrada de sol en la casa, las oficinas y en todos los lugares cerrados, lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, mantener limpias las cubiertas de cocina y baño, manijas y barandales, así como juguetes, teléfonos u objetos de uso común, abrigarse y evitar cambios bruscos de temperatura, no fumar en lugares cerrados ni cerca de niños, ancianos o enfermos, evitar exposición a contaminantes ambientales, buscar atención médica inmediata en caso de presentar los síntomas ya identificados.

Comentá la nota