Los datos históricos cuestionan íntegramente la gestión de Brizuela del Moral

Catamarca recibe el doble de fondos por Coparticipación Federal que los que recibe cualquier provincia del país; además claro de otros datos claves, que durante los años de las gestiones de Brizuela del Moral la coparticipación creció exponencialmente, que ingresaron miles de millones por regalías y utilidades de la minería, y sin embargo lo único que se hizo fue hacer crecer como nunca la planta de empleados públicos, un 71%. Una vergüenza.
Al dato de que Catamarca encabeza con un 25% el listado de provincias con trabajadores bajo dependencia estatal, le sigue otro igualmente malo, que acusa directamente la nula visión de estadista de Eduardo Brizuela del Moral: que entre 2002 y 2009, en Catamarca aumentó la planta de empleados públicos un 71%, y que sólo fue superada por las designaciones realizadas en Tierra del Fuego (84%) y Santiago (73%).

El dato provisto por FIEL directamente acusa a las gestiones gubernamentales de Eduardo Brizuela del Moral, que entre 2002 y 2009, nuestra provincia aumentó la planta de empleados públicos un 71%, y que en ese lapso sólo fue superada por las designaciones realizadas en Tierra del Fuego (84%) y Santiago (73%).

La novedad es sucedánea a otro dato conocido durante el fin de semana, difundido por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), que ubicaba a Catamarca en el primer puesto dentro del concierto de las provincias con más empleo público y que su planta de agentes públicos creció a un ritmo superior al de la población.

Son todos logros exclusivos, incuestionables de la gestión de Eduardo Brizuela del Moral, lo que se dice un estatista, carente de todo relieve político, ni hablar de la visión de un estadista, tal vez el mejor representante de una fuerza política que se mantiene en el poder por el uso político desmedido de fondos públicos.

Comentá la nota