Datos dispares entre los encuestadores

En diálogo con La Tecla en Vivo (Cadena Río FM 88.7), la directora de Management & Fit, Mariel Fornoni, explicó los últimos números que maneja la consultora.
"Actualmente hay una diferencia de un punto entre Néstor Kirchner y Francisco De Narváez. El 29,5% para el primero, y el 28,5% para el segundo y un 14,8% para el Acuerdo Cívico y Social", dice Fornoni sobre la última encuesta, terminada el viernes pasado.

También indicó que "hay un 15% de indecisos", de los cuales "un 10% estaría mas cerca de votar al oficialismo, un 40% estaría dispuesto a votar a la oposición y el 50% todavía no sabe a quién votará".

Por otra parte, la consultora señaló que "en varios lugares, tenemos un 50% que va a realizar cortes de boleta".

Para Fornoni, "se polarizó la elección", pero apuntó que "en un escenario dinámico y estando a 15 días de las elecciones, hay un final totalmente abierto".

La encuesta de Rouvier

De las 35 bancas que se renuevan este año perteneciente a la provincia de Buenos Aires, 21 corresponden al oficialismo y 14 a los partidos opositores. Para que el kirchnerismo mantenga los legisladores debe hacer una elección muy buena, del orden del 45% de los votos, que según todos los trabajos efectuados hasta el momento, no llega a ese número, por lo que perderá varias bancas que le complicarán su labor en el Congreso de cara al futuro.

Esta situación marca que el kirchnerismo deberá apelar a algo a lo que no ha recurrido hasta el momento, como es el diálogo y la discusión parlamentaria para poder sacar adelante los proyectos que mande al Congreso, y a través de eso se pueda establecer una posibilidad más democrática y más abierta de país.

El sondeo de opinión realizado por Ricardo Rouvier y Asociados, da cuenta de que el liderazgo en territorio bonaerense se mantiene inalterable, ya que la delantera, como a lo largo de toda la campaña, la tienen los candidatos del Frente Justicialista par la Victoria, el ex presidente Néstor Kirchner y el mandatario provincia Daniel Scioli, con el 38,6% de las preferencias del electorado.

En segundo término, se ubica el binomio de Unión-Pro, con el empresario Francisco de Narváez y el ex mandatario provincial Felipe Solá, con el 30,6%. En tercer lugar se encuentra la lista que encabeza la alianza entre el radicalismo, la Coalición Cívica y el Socialismo, con Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín a la cabeza de la misma, con el 20,1% de las preferencias de los votantes.

Muy lejos y en un segundo pelotón, peleando las chances de poder ingresar un legislador a nivel nacional, se encuentra el intendente de la ciudad de Morón, Martín Sabatella, que con el Nuevo Encuentro logra el 3,8% de intención de voto. En quinto lugar, está el representante de la izquierda tradicional argentina, Néstor Pitrola, que por primera vez logra salir del rubro "otros", para lograr el 2,3% de las preferencias del electorado. Quienes votarán a los demás candidatos que presenta la variada oferta electoral bonaerense se encuentra el 4,8% de la gente.

El total del muestreo del trabajo, abarcó a 4.300 entrevistas, con un margen de error de + - 1,5%, y se llevó a cabo entre el 7 y el 10 de junio en todo el territorio bonaerense.

Estos números causaron alegría en el seno más íntimo del matrimonio presidencial, ya que la semana pasada preocupó en demasía los datos presentados por la consultora Poliarquía, que mostraba a De Narváez primero en la provincia, sacándole tres puntos de ventaja a Kirchner. La encuesta de Rouvier, un consultor muy respetado y valorado dentro del kirchnerismo, le abrieron la esperanza en este último tramo de campaña, para seguir con la misma estrategia que se había tomado desde un comienzo, y seguir valorando lo hecho del 2003 a esta parte.

A pesar de que logre un triunfo en la provincia de Buenos Aires, el poder de Néstor Kirchner quedará muy debilitado de cara al futuro, y eso es algo que aprovecharán sus enemigos internos dentro del Partido Justicialista, que ven el 28 de junio como la fecha ideal para dar por terminado el período de hegemonía kirchnerista y empezar a construir de esa manera una nueva alternativa nacida desde el propio Justicialismo de cara al 2011.

Comentá la nota