Con un dato arbitrario se justifica el proyecto de Ley para dividir Chascomús

El proyecto de Ley de Julio Alfonsín que pretende dividir Chascomús con la creación del nuevo Partido de Lezama, tiene la particularidad de no mencionar en ninguna parte de su contenido la tan difundida como inexistente restitución histórica, como tampoco el cuestionado trabajo de la consultora Terratorium, que sí se lo utilizó como documentación de referencia.
Concretamente se hace pública la iniciativa sobre la base del nunca materializado partido de Biedma para disimular que el territorio que se pretende nada tiene que ver con lo que se quiso fuera ese Distrito, con el objeto de justificar diferencias con el resto de las localidades separatistas de la Provincia de Buenos Aires (cerca de 80 según algunas fuentes y más de 100 de acuerdo a otras). Dentro de este marco se cambió el año pasado el nombre de la Comisión Pro Autonomía por el de Comisión Pro Restitución Histórica.

Por otra parte, como dijimos, tampoco se menciona a Terratorium porque el Concejo Deliberante había prohibido el uso del trabajo de esa firma privada que se consideraba al menos incompleto, pero se utiliza en el proyecto de Ley el mayor de los límites (era tres) que el estudio proponía a través de lo que se denominaba zonas de influencia encerradas dentro de líneas llamadas coras, con centro solamente en Lezama y que nadie conoce con que fundamento se trazaron.

En estas condiciones, el proyecto de Ley del ex legislador lezamense fija en su artículo 2º que "los límites del nuevo Municipio son los que se establecen en la planilla anexa, la cual forma parte de la presente Ley".

Dato arbitrario

Dice esa planilla anexa que "la nueva base territorial del Municipio que se proyecta (zona de influencia), lo convierte en racional, con posibilidades ciertas de aceptación por el elemento humano, tornándolo de mínima conflictividad y probables perspectivas de traducirse en Ley".

Aclarando previamente que "se proyecta un diagrama territorial compacto con centro de gravitación en Lezama y radio promedio con sus puntos extremos de 30 km".

Para señalar a continuación que "la base territorial proyectada tiene su origen en las "relaciones de vecindad" (afectio municipalis), de prestación de los servicios públicos y también la inserción territorial del nuevo municipio dentro de un contexto convivencial mayor o en órdenes de convivencia similares para que la "vida propia" del Municipio de Leazama se perpetúe en el tiempo sin frustrar la "vida propia" del Municipio de Chascomús".

Al conocer este texto rápidamente nos preguntamos cómo puede ser que siendo Lezama una ciudad mucho más chica que Chascomús y la distancia que las separa como máximo 35 km, la zona de influencia de Lezama sea de 30 km, ¿qué sucede si hacemos centro en Chascomús, se llega hasta Lezama?

Comprendimos desde ese momento que el radio de 30 km tomado para marcar el límite del pretendido nuevo partido no tenía ninguna justificación, era claramente un dato arbitrario para llegar a una superficie de aproximadamente 110.000 Has., que los impulsores de la división defienden como sustentable.

Ley de Reilly

Pero nuestra curiosidad fue más lejos y junto con algún allegado evaluamos que deberían existir procedimientos científicos para establecer las zonas de influencia, y encontramos lo que se denomina Ley de Reilly, que se enuncia a partir de una serie de investigaciones empíricas realizadas primero en Estados unidos durante la década de los 30', desarrolladas posteriormente en estudio para los sistemas urbanos en Francia (Piatier, Robine, 1956, 1963-1965).

Esta Ley enuncia que dos ciudades atraen dentro de su área de influencia rural, en razón directa a la magnitud de su población, e inversa al cuadrado de la distancia del lugar considerado como origen.

En consecuencia, la Ley de Reilly, apunta a la definición de áreas de influencia, basado en un modelo gravitatorio.

De esta forma cada punto de la zona rural se asocia a la ciudad que genera mayor atracción.

La frontera entre las áreas de influencia se define geométricamente como el conjunto de puntos en los cuales la Atracción de ambas ciudades se equilibra.

El resultado de este enfoque refleja que la relación de la distancia entre la frontera y cada una de las ciudades es igual a la raíz cuadrada de la relación de peso demográfico.

Caso Chascomús - Lezama

En el caso de Chascomús - Lezama, con los datos básicos de una población de Chascomús de 35.636 habitantes y una de Lezama de 5.427, se obtiene como resultado, que la frontera entre área de influencia de Chascomús y la de Lezama distará de Chascomús 2,5625 veces la distancia desde Lezama.

Traducido a números y considerando una generosa distancia entre Chascomús y Lezama de 35 km, se encuentra que el radio de influencia de Chascomús es de 25,18 km, en tanto que el de Lezama es de 9,82 km, por supuesto muy lejano a los arbitrarios 30 km que fija el proyecto de Ley de Julio Alfonsín.

Vale resaltar finalmente que con 9,82 km de radio de influencia el nuevo Partido de Lezama tendría solamente 55.000 hectáreas y por lo tanto no podría existir.

Comentá la nota