El Dasnevismo va por la cabeza de Touriñan

Todo indica que las horas de Javier Touriñán al frente del bloque justicialista en la Legislatura están contadas, y que la semana próxima, cuando se retomen las sesiones, los diputados se reunirán y elegirán a su sucesor, que también sería de Comodoro Rivadavia para evitar divisiones internas, responsabilidad que recaería en José Karamarko. Si bien la decisión aún no está 100 % confirmada, no parece haber otro camino luego del fracaso de la negociación encarada durante este fin de semana por los diputados Rubén Fernández y Rosa Muñoz ante el mismo gobernador Mario Das Neves, quien les manifestó que la relación con Touriñán «no tiene vuelta atrás», y es absolutamente irreconciliable.
A pesar de que el bloque se resistió a poner un punto final a la conducción de Touriñán el jueves pasado, y dejó una puerta abierta para un posible acercamiento con el Gobierno, la respuesta tajante desde el Ejecutivo sólo deja una salida. Ante la falta de diálogo, el sentido común indica que es indispensable reemplazar a Touriñán, para regresar a un funcionamiento normal de un bloque oficialista, con el ida y vuelta que debe haber con la conducción de un proyecto.

Aunque los diputados aún no barajaron nombres concretos de un reemplazante, ante el requisito del minibloque petrolero de que para evitar una fractura interna debe continuar como presidente un diputado de la zona sur, el nombre de José Karamarko, actual titular de la comisión de Asuntos Constitucionales (la más importante de la Cámara), y único comodorense además de Touriñán que proviene de la anterior gestión, se impone por sobre el resto. De todos modos, hay quienes se resisten a descartar los nombres de otros dos legisladores que cuentan con la máxima confianza del Ejecutivo, como el vicepresidente Rubén Fernández y Rosa Muñoz.

Se concretará de este modo un desenlace anunciado en la relación entre Touriñán y el Gobierno, que venía en caída libre desde comienzos de año. El primer cimbronazo, del que nunca se pudo regresar, fue el anuncio de las candidaturas justicialistas que realizó el gobernador Mario Das Neves a fines de marzo, sin avisar al diputado que en ese entonces presidía al PJ, lo que motivó al día siguiente su renuncia a ese cargo.

El golpe de gracia fue un mes atrás, con la salida de Petrominera de Néstor Di Pierro, del que Touriñán se convirtió en abanderado de sus defensores, y acusó al Gobierno de no dar explicaciones y de haberlo utilizado con fines electorales y luego haberlo abandonado.

La serie de críticas públicas realizadas por el diputado contra el mismo Das Neves durante todos estos días, llevaron al Gobierno a entender que la relación no tiene retorno. Si ésta es la mejor solución, se verá en la Legislatura en los dos años que quedan por delante. Lo que es cierto es que se trata de la salida menos deseada por el resto del bloque justicialista, donde no se plasmó ningún reproche contra su líder durante casi 6 años.

Comentá la nota