Le darían “superpoderes” a Pulti para autorizar por decreto la construcción de torres

En el marco de la última sesión del año 2008, el Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon tratará este martes el expediente que posibilita otra prórroga del régimen promocional para la industria de la construcción, mediante el cual se permite edificar un 30% más de lo establecido para cada distrito por el Código de Ordenamiento Territorial (COT).
Por otra parte, los ediles incluirían un controvertido artículo que facultaría al Ejecutivo Comunal a que por decreto pueda autorizar la construcción de torres sin que las cuestionadas excepciones sean avaladas por el HCD.

Mediante un comunicado de prensa, la concejal de la UCR, Cristina Coria, explicó este lunes que presentó un proyecto de ordenanza tendiente a “facilitar los trámites vinculados a la utilización de los estímulos para nuevas construcciones o ampliación de las existentes, los que consisten en un incremento del 30 % en los indicadores urbanísticos referidos al Factor de Ocupación Total (F.O.T.) y a la Densidad Habitacional Neta Máxima (Dn) y a la aplicación de los premios obtenidos por anexión de parcelas o ancho de las mismas, utilización de factores de ocupación de suelo (FOS) inferiores a los mínimos exigidos, adopción de tipologías edilicias de perímetro o semi perímetro libre y/o retiros de la línea de frente interno mayores que los establecidos por el Código de Ordenamiento Territorial”.

Entre sus considerandos plantea que “la posibilidad de generar mayores factores de ocupación total y densidad poblacional en parcelas urbanas de los distritos Residenciales y Comerciales de mediana y alta densidad es uno de los factores que moviliza importantes capitales hacia la construcción, reconocida industria clave del Partido y generadora de infinidad de puestos de trabajo”.

Agrega que “generalmente, aquellos incrementos sólo pueden ser utilizados mediante una ordenanza de autorización por excepción, en razón de que, incorporarlos a las superficies admitidas conlleva exceder la altura máxima permitida para cada distrito, circunstancia que en ocasiones puede demorar o provocar el desistimiento de la inversión, atento a que el circuito administrativo que origina el trámite por vía de excepción, es complejo, extenso en plazos y esto obviamente significa inmovilizar por más tiempo capital productivo y financiero, convirtiéndolo en una alternativa menos interesante”.

“Según la experiencia de las últimas décadas, en la mayoría de los casos dichas excepciones han sido resueltas favorablemente por el HCD, en tanto se circunscriben a superar el plano límite en valores que no llegan a 4 metros y/o hasta dos pisos, adoptando dichas construcciones, como contraprestación, mayores retiros de la línea de frente interno y/o menor F.O.S., favoreciendo al corazón de manzana y a los edificios que a él confluyen”, remarcó la edil.

Por último, dijo que “se estima conveniente formular una norma general que permita que sea el Departamento Ejecutivo el que autorice estas franquicias, sin necesidad de tratamiento por vía de excepción, cuando como contraprestación se hagan aportes significativos al entorno urbano y al corazón de la manzana”.

Cabe recordar que durante el gobierno de Katz, el ahora intendente Pulti desde su banca de concejal rechazaba rotundamente esta delicada iniciativa.

En aquel entonces, el concejal Artime denunciaba que el ex intendente Katz pretendía “superpoderes”.

“El objetivo del Gobierno tendría que ser terminar con las excepciones, las cuales siempre encierran discrecionalidad y son un caldo de cultivo propicio para el tráfico de influencias, en lugar de querer arrogarse la facultad absoluta de otorgarlas. Por otra parte no se escucha un solo motivo razonable para que el Concejo tenga que delegar sus facultades en un tema tan delicado”, decía el arquitecto Artime.

Comentá la nota