Darán 3 mil pesos por hectárea a pequeños viñateros

Son aportes no reintegrables para que formen pequeñas asociaciones y mejoren su nivel de producción.

El gobierno local entregará aportes no reintegrables a razón de 3 mil pesos por hectárea con un tope de 20 mil por productor. La modalidad está orientada a que solucionen su problema de conformación dentro de un sistema asociativo. Se beneficiarán entre 200 y 300 pequeños y medianos productores. El lanzamiento se realizó en la sede de la Cámara Riojana de Productores Agropecuarios (CARPA) en la ciudad de Chilecito.

En detalle son 50 millones de dólares para ejecutarlos en 6 años. El crédito lo otorga el Banco Interamericano de Desarrollo. Las gestiones las realizan la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) junto al Centro de Desarrollo Vitícola, CARPA y el Gobierno Provincial. Se apunta a mejorar su predio, su producción y, de esa manera, proyectar su cosecha en una proyección en mayor cantidad de kilos para llegar al mercado de una forma integrada.

Estuvieron presentes en el lanzamiento el viceintendente del departamento Chilecito, Luís Soteras, los presidentes de la COVIAR, José Molina, de CARPA, Oscar Gómez, el vicepresidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Lorenzo Capesse, el secretario de Desarrollo Local, Andrés Torrens, el diputado nacional, Fernando Rejal, autoridades municipales y numerosos productores, que colmaron el local de la avenida presidente Perón.

Torrens agradeció al presidente de la COVIAR, José Molina, ya que "a través de las instituciones que lo están representando ya sea el Centro de Desarrollo Vitícola y las entidades intermedias como CARPA, tenemos la oportunidad de presentar este crédito del BID que se estaría ejecutando a través de la COVIAR, siendo la idea principal, beneficiar a todo el espectro de productores del sector en el país".

Torrens agregó que "La Rioja es una de las provincias que está haciendo punta en esto. Desde el Gobierno Provincial, integramos la mesa AD HOC que se ha conformado en la corporación para instrumentar la bajada de este subsidio y componente de crédito que tiene, en esta nueva etapa en la COVIAR".

"Esta política es muy importante –amplió el secretario- porque sabemos que se necesita desarrollar la pequeño productor", y agrego que "se puede observar un antes y un después en la vitivinicultura, desde que amalgamados todos, el gobierno, las entidades y la corporación se conformó la mesa de la COVIAR".

La tipificación de la producción argentina, gusta al mercado internacional

Por su parte el presidente de la CARPA, Oscar Gómez, puso de relieve que "este lanzamiento es la culminación de una ardua tarea que se desarrollo en el seno de la COVIAR. Recuerde que somos partícipes de ese proyecto que promueve mejorar el papel de la vitivinicultura Argentina. Detrás de esto, se va a conseguir algo muy importante que es integrar a la cadena vitivinícola a los pequeños y medianos productores".

En materia de cantidades, Gómez detalló que "en La Rioja calculamos que están en condiciones de mejorar su situación no menos de 200 productores. Podemos ser optimistas y esperar que lleguemos a los 300".

De forma pormenorizada, el presidente de CARPA puntualizó que "estos son aportes no reintegrables, tres mil pesos por hectárea con un tope de 20 mil, para medianos y pequeños productores orientado a que solucionen su problema de conformación dentro de un sistema asociativo".

Añadido que "es muy importante porque la vitivinicultura Argentina se caracteriza por tener una gran variedad de productores y variedades y con esto; se cumple el objetivo de ser fieles a ese principio del que nace la vitivinicultura".

"Un ejemplo de ello -amplió- es Australia, que al tener pocas firmas que comercialicen sus productos, tiene serios problemas para insertarlos en el mercado pos su monotonía. En cambio nuestro país por el contrario sigue creciendo gracias a que si tipificación es muy variada y eso le gusta al mercado internacional".

Comentá la nota