Darán a conocer la sentencia por la tragedia de Cromañón

El Tribunal Oral Criminal N° 24 leerá la sentencia contra los imputados a las 15. Omar Chabán, ex gerenciador del boliche de Once donde murieron 194 personas, y Callejeros estarán en el banquillo

Con el empresario Omar Chabán y los integrantes de Callejeros sentados en el banquillo de los acusados, el Tribunal Oral Criminal N° 24 dará a conocer la sentencia contra los 15 imputados por la tragedia de Cromañón, donde murieron 194 personas el 30 de diciembre de 2004.

Al cumplirse un año del inicio del debate y a cinco del siniestro en el local del barrio porteño de Once, que se convirtió en una de las mayores tragedias en el país dada la cantidad de muertos, el Tribunal leerá la sentencia contra los acusados a partir de las 15.

A la sala de audiencias, ubicada en la planta baja del Palacio de Tribunales, concurrirá Chabán y el grupo Callejeros, quienes cambiaron de postura y comunicaron que también asistirán, pese a que originalmente no iban a hacerlo por temor a posibles agresiones. Así lo informó Martín Gutiérrez, el abogado que representa a los miembros de la banda Callejeros: "Aunque sea en la primera parte van a estar. No son tontos y saben que hay un sector que los criminaliza", indicó el letrado.

El Tribunal, conformado por los jueces María Cecilia Maiza, Marcelo Alvero y Raúl Llanos, leerá la parte resolutiva del fallo, esto es el dictado de penas o absoluciones, y luego procederá a la lectura de un resumen de los fundamentos del veredicto, dividido en dos partes.

Por autorización del Tribunal, la audiencia, a la que se prevé una gran asistencia de familiares de las víctimas, será transmitida en vivo y en directo por televisión y por internet.

Chabán está acusado por los delitos de estrago doloso seguido de muerte en 193 oportunidades, junto con los integrantes de Callejeros Patricio Santos Fontanet, cantante y líder del grupo; Diego Marcelo Argañaraz, el ex mánager; los guitarristas Maximiliano Djerfy y Elio Delgado; el baterista Eduardo Vázquez; el bajista Chistian Eleazar Torrejón; el saxofonista Juan Alberto Carbone y el escenógrafo Daniel Cardell.

Además, a Chabán, Fontanet y al ex jefe de seguridad Raúl Villarreal se les imputa el delito de cohecho activo, por el presunto pago de coimas para evitar la clausura del local, mientras que a los ex policías Federal Carlos Rubén Díaz y Miguel Ángel Belay se los acusa de ser quienes habrían recibido las coimas.

En cuanto a las presuntas responsabilidades políticas en el hecho, si bien el ex jefe de Gobierno porteño Aníbal Ibarra no fue responsabilizado penalmente, algo que no conforma a los familiares de las víctimas, sí fue destituido de su cargo luego de ser sometido a juicio político por la Legislatura local.

Sí están imputados tres ex funcionarios del Gobierno porteño: la ex subsecretaria de Control Comunal Fabiana Fiszbin; el ex director general de Fiscalización y Control Gustavo Torres; y la ex directora adjunta de esa área Ana María Fernández, todos ellos por presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La tragedia se suscitó el día en que Callejeros daba su tercer día de recital en aquel diciembre de 2004, y apenas comenzaba a tocar su primer tema. A tan sólo unos segundos, desconocidos ubicados entre el público arrojaron una candela contra el techo y tres bolitas de fuego impactaron en la membrana aislante de sonidos compuesta por poliuretano y en la membrana de media sombra, que se prendió fuego.

La combustión de estos materiales generó ácido cianhídrico, un gas altamente tóxico que en pocos minutos provocó por la inhalación el deceso de gran cantidad de personas, en su mayoría jóvenes. A ello se le sumó la dificultad que presentaban las salidas de emergencia -según los relatos- y la oscuridad por el corte de luz repentino, convirtiendo el lugar en una trampa mortal.

Incluso, en el juicio se demostró que uno de los portones que figuraba en el lugar como clausurado, tenía un cartel luminoso con la indicación de "salida" y contaba con una barra antipánico, pero el mismo había sido atado y cerrado con candado, provocando el agolpamiento de gente en esa zona. Ese portón tenía acceso al estacionamiento del hotel lindero, el Central Park, y la totalidad del complejo es propiedad de Rafael Levy, quien estuvo exento de ser juzgado en este debate.

Así como en la etapa de investigación, en el juicio tampoco se pudo identificar a los autores de haber arrojado la "candela" que dio inicio a la tragedia, aunque siempre se dijo que se trató de tres jóvenes, y que fue tirada cuando uno de ellos montó sobre los hombros de otro y apuntó el artefacto en dirección al techo.

Comentá la nota