La danza de nombres ya comenzó

La danza de nombres ya comenzó
Hay dos carteras que necesitan nuevos nombres por obligación, pero el gobernador sabe que para oxigenar su gestión hacen falta más cambios. Los que se van, los que vuelven y los que se quedan, en este informe.
Las versiones en torno a los cambios en el gabinete provincial son varias, y en este sentido vamos a tratar de llevar la mayor claridad posible.

El primero en dejar su sillón sería Germán Gracia, quien actualmente se desempeña como Secretario de Agua, y ese lugar sería ocupado por el ex mazista, Adolfo Scaglioni. Sin duda, que sorprende este nombre, pero a esta altura no hay que descartarlo.

Por otro lado, se dice que Hugo Vera, después de renunciar al municipio, conseguiría rápidamente trabajo en el gabinete de Beder y lo haría en una cartera más que importante, como lo es Producción, en rango de Ministerio.

En tanto, que el actual diputado Jorge Machicote podría ocupar un cargo ejecutivo, y se convertiría en el titular de la Secretaría de Tierras.

Acá nos detenemos, porque tanto Vera como Machicote, son de extracción Quintelista y no es un dato para dejar pasar. En caso de llegar al gobierno provincial se evidenciaría un claro acuerdo entre el intendente capitalino con el gobernador dejando afuera al sector lunista.

Ariel Puy Soria, quien hoy se desempeña en Tierras, sería un nombre fijo para la Administración Provincial de Vivienda, pero existiría un impedimento legal, teniendo en cuenta que para esta área se exige como requisito fundamental ser un profesional, algo que Puy Soria no cumple. La salida de elegante sería modificar el rango del área.

Finalmente, nos vamos a dedicar al Ministerio de Gobierno, Seguridad, Justicia y Derechos Humanos, que hoy ocupa el cuestionado Carlos Luna. Para este sillón hay dos nombres en danza. El diputado nacional Alberto Paredez Urquiza, quien ya tiene experiencia en seguridad, y el chileciteño Fernando Rejal.

Hay tiempo hasta diciembre para los cambios, pero este gobierno parece pedir oxigeno a la brevedad.

Comentá la nota