Daños por la construcción: la Defensoría quiere que el Municipio sea mediador

Los autoconvocados exigen una intervención más directa del Estado. Hasta ahora hubo 6 mediaciones que resultaron exitosas. Para Llamosas, esto no impediría el avance por otras vías alternativas.

Desde la Defensoría del Pueblo impulsan la participación de la Municipalidad en las mediaciones entre vecinos afectados por la edificación de torres linderas y las empresas constructoras denunciadas.

El ombudsman Juan Manuel Llamosas afirmó que el objetivo de la propuesta es destrabar la negativa de los afectados a participar de las negociaciones.

Los autoconvocados %u2013que conjugan el malestar de más de 800 familias perjudicadas%u2013 consideran que el Ejecutivo debe tener una intervención más directa en la problemática y garantizar que las empresas paguen las mejoras y se contemplen los daños psicológicos de las familias perjudicadas por la construcción.

%u201DMe reuní con los vecinos que han decidido no convalidar el registro que abrió el municipio para que se pongan en marcha las mediaciones. Nosotros creemos que la Municipalidad podría formar parte de los procesos para agilizar la búsqueda de soluciones. Esto no impide que se sigan otras vías de acuerdo como las normativas de fondo que deben ser tratadas en el Concejo Deliberante%u201D, destacó.

Hasta ahora, el gobierno promovió los encuentros para que se puedan sentar en una misma mesa los denunciantes y las empresas, pero se mantuvo ajeno a incidir en forma directa en la discusión.

Llamosas insistió, además, en que el parlamento local debería aprobar la exigencia de retiros entre las torres y las casas linderas y promovió la modificación de los códigos de Planificación y Edificación para %u201Cgarantizar que las falencias sufridas por los damnificados no se vuelvan a reproducir%u201D.

Por su parte, la doctora Claudia Márquez, coordinadora del Centro de Mediación, precisó que el organismo actuó en 6 actos de mediación que resultaron exitosos, aunque quienes solicitaron la intervención no forman parte del grupo de autoconvocados.

Uno de los llamados para negociar fue impulsado por una compañía de la construcción que finalmente se hizo cargo de los costos que provocaron las roturas en una vivienda colindante con una torre.

%u201DDesde el municipio se solicitó la inscripción en un registro y nosotros advertimos que es muy bajo el porcentaje de adhesiones en relación a la magnitud del conflicto.

Creemos que hay una confusión sobre el aporte que puede surgir de una mediación.

Las diferencias entre los vecinos y el Estado no debería influir en generar la pérdida de una posibilidad que permitiría resolver sus planteos%u201D, indicó.

Para Márquez %u201Cel sistema no le genera confianza a quienes esperan por una respuesta a sus reclamos porque lo ligan con la ordenanza que promueve el listado%u201D.

Una alternativa

%u201DHay que dejar en claro que la mediación es una alternativa para acercar a las partes pero no necesariamente es excluyente de otras opciones. Las problemáticas no son todas iguales y en las evaluaciones particulares pueden surgir aspectos que obliguen a recurrir a otra vía de discusión, como puede ser la judicial. No es lo mismo quien discute porque el paredón de su patio coincide con el del edificio a quien padece tener la construcción pegada a su propia casa%u201D, aseveró Márquez.

La abogada sostuvo que %u201Cla gente quiere una respuesta inmediata ante roturas de paredes, surgimiento de humedad, pérdida de visibilidad externa y otras falencias que emergieron por las nuevas construcciones%u201D y añadió que %u201Cla ventaja de mediar es que se pueden acortar sustancialmente los tiempos en relación a lo que implica un juicio%u201D.

Los autoconvocados piden que no sólo se pongan en discusión los daños estructurales en sus hogares sino que se contemplen las afecciones psicológicas y los trastornos que generan los obradores en sus vidas cotidianas.

La funcionaria de la Defensoría evaluó que %u201Ctodas las preocupaciones pueden ser incorporadas al debate%u201D

%u201CLas partes pueden venir acompañadas por abogados y técnicos a la negociación. Ellos son parte de la solución y no meros observadores de una decisión externa. El mediador no decide, sólo conduce para que haya una comunicación efectiva y debe generar un equilibrio en el debate. La agenda de discusión la dispone la gente al explicar sus problemas%u201D, explicó Márquez, quien admitió que en las mediaciones %u201Cresulta más fácil medir el impacto económico por el daño en edificación que el daño moral que provocaron los trabajos de la empresa privada%u201D.

El equipo de mediadores de la Defensoría cuenta con abogados, contadores, licenciados en Psicología y asistentes sociales que tienen una activa participación en cada negociación entre el denunciante y quien resulta denunciado.

Comentá la nota