Daniele rogó paz hasta las elecciones y promete guerra para después

El titular del gremio municipal pidió a los delegados que hagan todo lo posible para evitar desbordes en la asamblea general de hoy. Imploró a sus representados una semana más de paciencia a Giacomino, para que éste dé marcha atrás con el recorte. La idea del sindicalista es no seguir perjudicando electoralmente a Luis Juez, por las designaciones que quebraron las finanzas del municipio. Luego de los comicios volverían las protestas violentas.
Hoy a partir de las 10, el Suoem realizará una anunciada asamblea general en la explanada del Palacio 6 de Julio, para protestar contra los recortes de prolongaciones de jornada, horas extra y bonificaciones que impulsó el intendente Daniel Giacomino.

De acontecer todo como pretende el titular del gremio, Rubén Daniele, la manifestación adoptaría una fisonomía casi gandhista.

"Por favor pidan a las bases que no vuele una mosca y que no rompan nada", fueron ayer las palabras del líder sindical frente a todos los delegados.

Sin embargo, al parecer no se trataría de una práctica ligada al anarquismo pacifista popularizado por el Mahatma, sino más bien de una medida de tinte electoral, y por lo tanto, transitoria.

"Yo les pido que tengamos un poquito más de paciencia, la semana que viene probablemente den marcha atrás a los recortes; viene bien la negociación y no habría que arruinarla", dijo calmo Daniele.

Sin embargo, dirigentes del Suoem no alineados con el secretario general, consideraron que la idea de pacificar el conflicto hasta después de las elecciones está vinculada con alguna orden del ex intendente Luis Juez.

Es que el candidato a senador se vio perjudicado en las encuestas de intención de voto desde el comienzo del conflicto municipal (ver página 2), a causa de la relación percibida por la gente entre las 4.500 designaciones que realizó en su gestión y el actual rojo de las cuentas de la comuna.

De ser como parece, la ciudad volverá al Estado de sitio impuesto por los encapuchados del Suoem después del 28 de junio, es decir, luego del "poquito de paciencia" que anhela el líder sindical.

Actualmente, Daniele se encuentra en una incómoda posición puertas adentro del gremio. Las bases pretenden una modalidad de protesta enardecida al ver menguados sus gordos ingresos, a causa del recorte. A esto se cuelgan sus enemigos internos, que lo "corren" por izquierda alentando la agitación.

Por eso es que cuando el domingo prescriba el impedimento incendiario impuesto al Suoem por Juez para cuidar sus votos, no sorprenderá que vuelvan las roturas de vidrio, la basura en las calles y las agresiones a los vecinos y a la Policía.

Comentá la nota