Daniele intentará moderar el reclamo

El gremio declaró una "guerra a muerte" contra Giacomino que no se compadece con la tibieza de la medida, apenas un quite de colaboración. No obstante, los servicios y la atención al público se irán complicando en forma creciente.
El gremio municipal (Suoem) inició ayer su plan de hostilidades contra las medidas de recorte al gasto salarial dispuestas por Daniel Giacomino, con asambleas por repartición y una megarreunión en el polideportivo que el gremio posee en barrio Jardín.

En ese acto, Rubén Daniele, único orador, prometió una "guerra a muerte" contra Giacomino, aunque la medida de mínima dispuesta por el capo sindical indica algo bastante distinto: quite de colaboración. En realidad, el dirigente trata de moderar el reclamo para no complicarle el cierre de la campaña a Luis Juez, el gran mecenas de los municipales.

Con libreto de la oposición, Giacomino estudia implementar dos medidas, aunque con pocas chances de concretar. Se trata de la apertura de un registro de voluntarios que quieran acceder a trabajar por la tarde para cubrir necesidades que surjan del recorte de horas extras y reducción de prolongaciones de jornadas (propuesta de Olga Riutort) y sancionar una ordenanza que fije para sueldos un tope del 50 por ciento de los recursos presupuestarios (propuesta de Ramón Mestre).

Las primeras asambleas de reparticiones se realizaron ayer pero desde hoy se harán sentir con más vigor, resintiendo servicios y atención al público en las sedes del Estado municipal. El quite de colaboración tendrá los argumentos siempre conocidos, como falta de insumos o de condiciones de higiene y seguridad, por citar algunos de los argumentos elegidos a menudo para disfrazar un reclamo salarial.

El secretario de Coordinación, Alvaro Ruiz Moreno, afirmó ayer que las medidas de ajuste se debían a «malas administraciones anteriores». No mencionó a Juez pero tampoco no era necesario. Dijo sí que la actuación del gremio «está totalmente emparentada con la campaña electoral de Juez».

También acusó de "terrorismo verbal" algunas declaraciones de dirigentes gremiales, asegurando que no está en análisis ni rescisión de contratos ni congelamiento de la bonificación por antigüedad".

Amenazas

«El conflicto va a ir creciendo" y "cada vez será más difícil para los vecinos", dijo Daniele sin ruborizarse, quizás porque nunca le importó victimizar a los contribuyentes, que aun reuniendo todos sus tributos alcanzan para pagarle los sueldos a los 10 mil agentes, ya que el municipio debe echar mensualmente mano a los recursos de la coparticipación.

"El gremio sostiene que el intendente miente sobre la dedicación de recursos a sueldo", en referencia a que esa dedicación a salarios apenas supera el 50 por ciento de los ingresos.

En realidad, Daniele es certero en lo que dice y mentiroso en lo que omite, porque él computa como ingresos ordinarios desde los 37 millones de pesos anuales de la asistencia nacional para el programa Vale lo Nuestro (de afectación específica y que no puede tener otro destino para no incurrir en la figura penal de malversación de fondos) y subsidios al transporte (también con las mismas exigencias), hasta las ayudas extraordinarias en forma de ATN que envía cada vez con más frecuencia el gobierno nacional.

Comentá la nota