Daniele: Se va a enterar el mundo del quilombo que les vamos a armar

Según el titular del Suoem, Giacomino intenta quebrar el frente interno del gremio.
La ajustada diferencia que arrojó la votación del miércoles del cuerpo de delegados del Suoem, por la cual se rechazó la propuesta salarial del Departamento Ejecutivo por 131 votos a 116, marcó una división en las bases; es decir, quedaron heridos entre los que menos ganan y querían cerrar con los 300 pesos en el bolsillo y los de sueldos más altos que intuían una escasa incidencia en la suba y tumbaron a mano alzada la propuesta.

Atento a ese escenario de crispación, el titular del gremio, Rubén Daniele, ocupó buena parte de su discurso durante la asamblea general de ayer para tratar de mantener a la tropa unida. Admitió que luego de cada votación, en cualquier organización sindical, los que pierden a veces se van rezongando. Por ello, habló de la necesidad de encarar el plan de lucha unidos "porque se vienen tiempos muy duros", según pronosticó.

En rigor, Daniele logró su objetivo, ya que no hubo desmadres entre los casi tres mil empleados que concurrieron a la reunión callejera en la explanada este del Palacio 6 de Julio, sobre La Cañada y Caseros.

El jefe sindical culpó al gobierno de Daniel Giacomino de una presunta maniobra tendiente a "quebrar" el frente interno del Suoem: "La propuesta fue rechazada y vamos por más. Tengan la certeza de que si hay algo que le interesa a este Departamento Ejecutivo es dividirnos, voltearnos, quebrarnos. Pero hemos zafado de la primera trampa", vociferó Daniele.

Malos augurios. Pidió una especie de contención para los empleados de las áreas que perdieron la votación, al valorar que la decisión obedeció a la "democracia" que impera en el gremio.

"A los que pergeñaron este plan de división les decimos que no tienen idea del precio que van a pagar. Se va a enterar el mundo del quilombo que les vamos a armar", se envalentonó.

Previo a la asamblea, algunos caciques del Suoem admitían que el clima podría caldearse. "La votación (del cuerpo de delegados) fue muy ajustada y quedamos divididos en dos. Vamos a ver qué pasa", dijo uno de ellos.

Pero la multitud se mantuvo alineada con el mensaje de Daniele; al menos no hubo allí exteriorizaciones de rechazo a lo consensuado a nivel de delegados y todos saltaron y cantaron con la promesa de profundizar la protesta. De hecho, se aguardan días complicados para los contribuyentes que hacen trámites en las dependencias del municipio capitalino.

"Ustedes saben lo que se viene; y si no lo saben, prepárense porque esto va a ser muy duro", arengó Daniele a los trabajadores, poniendo énfasis en la sensible área de salud, muchos de cuyos delegados habían avalado la oferta salarial finalmente tumbada en la votación de delegados.

Daniele olfateó que los dos bloques internos en pugna podían erosionar su poder de conducción. Por ello, exageró los llamados a mantener la unidad y a respetar la democracia del gremio. En cambio, le tiró toda la responsabilidad a Giacomino por la presunta avanzada divisionista.

Comentá la nota