Daniele admitió atrasos en tarifas y en pagos de obras

El presidente del directorio estimó que no habrá problemas en la prestación del servicio durante la presente temporada estival. Las demoras del Tesoro en transferir partidas repercute en el pago a contratistas que demoran la habilitación de trabajos.
El titular de Aguas Santafesinas Sociedad Anónima (Assa), Alberto Daniele, vaticinó un verano sin demasiados problemas en la distribución de agua potable en las 15 ciudades servidas por la empresa hoy estatal e incluso con aumento de producción en esta capital para abastecer en mejor forma a los barrios recientemente incorporados al servicio. No obstante, admitió atraso en el cuadro tarifario, se pronunció por buscar un camino que permita equilibrar a la empresa y reconoció moras en los pagos a contratistas que en algunos casos demoran la habilitación del servicio a nuevos clientes. No obstante, fue muy reacio a establecer a cuánto llega el monto de deuda con contratistas y cuál será la sugerencia de aumento del cuadro tarifario.

—Empezó el calor y la pregunta de rigor es saber si habrá agua potable este verano.

—El calor llegó este año con un régimen de lluvias que mitiga las necesidades del servicio. Estamos bien, con buenos niveles de toma de agua en el río y con la expectativa de tener, a mediados de enero, en funcionamiento la nueva unidad de filtración de la planta de Santa Fe lo que no sólo garantiza mejor calidad de agua, sino también la posibilidad de una producción mejor del 8 al 12%. Este agregado nos va a permitir abastecer mejor a los barrios incorporados recientemente al servicio en esta capital.

—Desde que usted está a cargo de la empresa, el Enress estuvo acéfalo. Ahora que asumió el directorio ¿están preocupados porque tendrán un mayor control o están más tranquilos?

—El Enress funciona en un escenario distinto al que tuvo en su momento con la empresa privada. En definitiva, hoy todos los actores del sistema de agua y saneamiento tenemos el mismo objetivo: lograr una prestación de la mejor calidad posible y de la manera más extendida posible. Son roles que cada uno desempeña desde su lugar de trabajo. Nosotros desde la empresa, otros desde cooperativas, el Ente desde su organismo de control. Si todos compartimos el objetivo común, vamos a poder trabajar en forma sincronizada en aras de obtener, con racionalidad, el mejor resultado posible con las limitaciones que la situación desde el punto de vista económico financiero nos determina.

—A propósito de situación económica, algunos contratistas se quejan por las demoras en los pagos de trabajos realizados. ¿Están muy atrasados?

—No vamos a disimular una situación que a fines de año se agudiza y que depende de las posibilidades de contar con las transferencias de partidas -especialmente las provenientes del Tesoro provincial- y que obviamente generaron estas dificultades. Estamos en permanente trata con ellos. Con muchos de los contratistas hemos cerrado o generado convenios para darles tranquilidad sobre la percepción de acreencias. Con un poco de voluntad de todos y con perspectivas futuras de contar con ingresos genuinos -vía tarifas más acercadas a la realidad del servicios- estaremos en el camino correcto. Cuando existe una dependencia tan fuerte de la empresa con el presupuesto provincial genera este tipo de inconvenientes porque nadie puede disimular la situación que desde el punto de vista financiero atraviesa no solo la provincia sino el país entero.

—¿Con qué necesidad de financiamiento cierran el año?

—No vamos a tener déficit. De algunas partidas aprobadas oportunamente por la Legislatura no se han realizado la totalidad de las transferencias. Esto es especialmente en inversiones y entonces los contratistas afectados a ese tipo de tareas son atendidos con recursos propios de la empresa o partidas de gastos, haciendo un difícil equilibrio que nos obliga a actuar con sensibilidad para no perder la prestación de los servicios por parte de proveedores y contratistas.

—Hizo referencia al atraso de tarifas, ¿de cuánto estima que debe ser el ajuste?

—Se viene una discusión sobre el tema. Los estudios realizados demuestran palmariamente que el objetivo de que los gastos de operación y de producción de la empresa sean cubiertos con recursos propios está lejos de ser conseguido con las tarifas actuales. Estamos hablando de tarifas que son de las más bajas a nivel nacional e internacional, estamos hablando de una tarifa de 43 centavos los mil litros de agua lo que torna difícil de sostener el servicio en tales condiciones. Nadie está proponiendo recomponer en forma inmediata o puntual, pero sí debemos iniciar el camino que es lo que nos va a garantizar la sustentabilidad de un servicio que todos pretendemos y exigimos.

Comentá la nota