Daniel Scioli no renovó la licencia de tragamonedas instaladas en bingo local

Decidió que la empresa española Codere no continúe explotando las máquinas. La firma obtuvo seis meses de gracia, tras los que deberá dejar la sala de juego

El Gobierno bonaerense decidió no prorrogar la licencia a la empresa española Codere para que siga explotando las tragamonedas del Bingo de nuestra ciudad.

La licencia de Codere, otorgada hace 15 años, había vencido en 2007, pero obtuvo renovaciones hasta el 28 de diciembre pasado.

La compañía, que maneja otros 14 bingos en la Provincia, ahora obtuvo seis meses de gracia, hasta el 26 de junio, cuando debe dejar la sala de juego local.

La información se conoció porque Codere informó a la Bolsa de Valores, en Madrid, de la decisión del gobierno bonaerense, ya que afecta sus negocios.

El Bingo de La Plata, con 500 máquinas, facturó en 2007 más de 20 millones de euros, un 11 por ciento del total que logró Codere en sus salas bonaerenses.

Al respecto, el gobernador Daniel Scioli sostuvo que "la Lotería de la Provincia toma decisiones en cada uno de los bingos" y que "está en marcha una renovación parcial".

"Queremos un debate serio sobre el juego. Esto es algo que me encontré cuando asumí, pero cuando se dieron las concesiones yo estaba corriendo en lancha", explicó.

Además, en declaraciones a un matutino porteño, el gobernador señaló: "me interesa plantear un debate y tomar una decisión por consenso".

"Les digo a los protagonistas del juego que yo no renové las licencias por 20 años; no pusimos los bingos que están en los casinos. No dupliqué las máquinas tragamonedas. No cuestiono a los que lo hicieron; digo que me encontré con esta situación. Hay algunos contratos que vencen. De los 134 municipios hay 32 que tienen bingo", puntualizó.

Scioli se pronunció además sobre el reclamo del obispo de San Isidro, monseñor Jorge Casaretto, para que no se extienda el juego en la Provincia.

"Yo pregunto: ¿las máquinas tragamonedas que están, hacen bien a la gente, a la educación? ¿No hacen mal igual que las que se quieren instalar? Estas mismas reflexiones se las hago a monseñor Jorge Casaretto, que ha expresado su preocupación. Yo pregunto, ¿las máquinas que están son buenas? ¿Cualquier otra es mala? Si algo es malo, es malo todo. ¿Lo dejamos sólo para los destinos turísticos o lo ampliamos? No quiero tomar la decisión yo. Quiero autolimitarme. No quiero hacerlo por decreto sino por ley", subrayó.

Comentá la nota