Daniel Scioli contestó: "Van a tener que pegarme un tiro para pararme"

El gobernador vinculó a miembros de la Sociedad Rural con la agresión. Kirchner habló de "bandas fascistas". Relevaron al jefe de la policía local por las fallas en el operativo de seguridad. Los detenidos negaron ser del PROperonismo.
"Me van a tener que pegar un tiro en la cabe za par a que deje de trabajar", dijo el Gobernador Daniel Scioli sobre la agresión de la cual fue víctima durante una escala electoral, el miércoles último, en la localidad bonaerense de Lobería. Por su parte, el ex Presidente Néstor Kirchner, al repudiar el violento escrache a su compañero de lista, dijo que fue llevado a cabo por "bandas fascistas". En tanto, con distintas fórmulas, la oposición salió a condenar el hecho ocurrido el último jueves. A menos de un mes de las elecciones, la acción de un grupo de ruralistas contra el mandatario bonaerense da lugar a un enrarecido clima político, con una fuerte dosis de violencia implícita. De este modo, también se tiende un manto de incertidumbre sobre qué mas puede llegar hasta el 28 de junio.

A todo esto, mientras el debate político se impregnaba con las repercusiones del incidente, Scioli anunció el relevo del jefe de policía de Lobería, el capitán Walter García. La medida se fundamentó en las deficiencias que presentó el operativo de seguridad que debía resguardarlo de los agresores.

Por su parte, tras quedar en libertad, los detenidos en la noche del miércoles relativizaron el incidente y aseguraron que no tienen vinculaciones políticas. "Sólo somos productores y dirigentes rurales locales", le dijeron a Crítica de la Argentina.

El Gobernador Daniel Scioli responsabilizó a la conducción de la Sociedad Rural de Lobería por el hecho del cual fue víctima. "Está a la vista quiénes son, hay que fijarse en lo ocurrido y en las expresiones del máximo nivel de la conducción de la Sociedad Rural. Cuando se promueven situaciones violentas, esto fluye hacia abajo y algunos dirigentes toman estas acciones", afirmó. Asimismo, el gobernador evaluó que son grupos politizados, minúsculos y que exhiben una gran intolerancia. "Hay que desenmascarar a los que empezaron con estos métodos, está a la vista quiénes son. No es un hecho aislado. Se politizan, se sabe para dónde están militando".

Desde el oficialismo, durante todo el día de ayer, se puso énfasis en vincular a los agresores con las entidades agropecuarias y con la oposición política. En ese sentido, el ministro de Interior, Florencio Randazzo, dijo que los protagonistas fueron "afiliados a la Sociedad Rural, la Federación Agraria, y militantes de PRO".

Al expresar su indignación por lo sucedido, Scioli agregó: "No voy a dejar de ir al interior de la provincia. Van a tener que derribar el avión para que no llegue. Me van a tener que pegar un tiro para que deje de trabajar, y van a tener que apuntar bien, porque si me dejan herido, voy a seguir trabajando igual y cumplir con la responsabilidad que tengo".

Por otra parte, para abonar la teoría de hechos armados con intencionalidad política, el Gobernador dijo que en Tandil, otro de los distritos por los cuales pasó el jueves último, "había un pequeño grupo de personas con armas blancas para intimidar y tratar de que no se lleve adelante la actividad". El acto justicialista había tenido que ser trasladado de la Universidad Nacional del Centro a la Hostería la Cascada, debido a la presencia de unos 30 productores altamente enfurecidos.

A todo esto, durante una recorrida por la localidad bonaerense de Moreno, Néstor Kirchner adjudicó la agresión a Scioli a "la impotencia que tienen ante los resultados que se van a dar (el 28 de junio)". Además, el ex presidente relacionó la agresión con "bandas fascistas" y acusó a "cierta prensa" al decir que "tendría que haber condenado estos hechos desde siempre, cuando empezaron a suceder y lamentablemente no lo hizo".

Comentá la nota