Daniel Salomón: El radicalismo le dio muchas cosas a la ciudad, pero su proyecto está agotado

Daniel Salomón , referente saladillense del Encuentro por la Democracia y la Equidad que lidera el ex intendente de Morón y diputado, Martín Sabbatella, dialogó con ABC. Cómo trabajan en nuestra ciudad, qué opina del Ejecutivo, cómo ve el 2011, y más.
¿En qué anda el EDE?

Siempre estamos en la construcción, ya llevamos varios años, en lo local desde el 2003, contruyendo un espacio alternativo, diferente a los partidos tradicionales, con una agenda progresista. Trabajamos con compañeros y compañeras de la provincia, que van cada uno en su espacio, con el liderazgo de Martín, que con su intendencia pudo plasmar la transparecnia, la inclusión, servicios sociales y elementales a los sectores más postergados, participación, en serio. Si no viene de la mano del verdadero debate y discusión, la participación es una quimera. Morón es un ejemplo de eso, allí el vecino discute el presupuesto, participa.

Nuestras ideas, las de siempre: inclusión, igualdad, equidad social. Revalorizando el concepto de tiempo en la política. Construir lleva tiempo, este no es un espacio del atajo ni de los apurados, no es la única pretensión tomar el poder, si no es sobre la base de una fuerte discusión política e ideológica.

¿Cómo están trabajando a nivel local?

Estamos haciendo trabajos barriales, reuniones con la militancia, dando los debates nacionales y provinciales. No tenemos representantes en el Concejo, pero hemos tomado la palabra, tomado posición, construyendo, queriendo que participe gente, pero no al no lugar, no a la caridad, sí para discutir política, qué país queremos, qué sociedad.

¿Qué proyectos presentaron?

Por el tránsito, por ejemplo. No sólo tenía que ver con las manos únicas, si no con cómo intervenimos en el espacio público, cómo nos comportamos con él. Porque tantos accidentes y lesionados por tránsito, es ya no sólo seguridad vial, si no de todos los saladillenses. En general los más afectados son los que andan en vehículos menores, eso también es para tener en cuenta. Por eso vemos con agrado estas medidas que se concretaron, aunque falte más.

Nosotros cuando reclamamos no lo hacemos a un gobierno nuevo, que no tuvo tiempo para concretar cosas. Tiene casi dos décadas y aún hay barrios postergados, con falta de servicios, calles de tierra, sin cloacas. Saladillo creció, pero no tiene un nivel de desarrollo con equidad en los barrios más postergados. Hay barrios muy viejos que no tienen servicios elementales.

Estamos siempre siempre exigiéndole mayores niveles de participación y compromiso con los que menos tienen.Pero el EDE es un partido de propuesta, no sólo tiene una mirada crítica, sino que propone.

¿Cómo analizás el escenario político saladillense?

Nosotros estamos fuera de las viejas estructuras, que son partidos que discuten poco de política, de ideología, que hoy pueden estar echándolo a Cobos y mañana elegirlo para ser su candidato a presidente, o a Lavagna; o partidos que un día están en contra de la asignación universal y después a favor; o de las privatizaiones; o que liberaban a los genocidas y después los encerraban. Nosotros venimos de ahí, y se pueden entender ciertas cosas, tener cierta flexibilidad, pero hay límites. Y nosotros lo pusimos, dijimos, "vamos a contruir algo distinto aunque nos lleve la vida".

No vivimos de la política, no somos rentados, es tiempo, dedicación y dinero. Nos bancamos nosotros, no sale del Estado. Nos cuesta porque somos trabajadores. El radicalismo le dio muchas cosas a la ciudad, pero está agotado su proyecto. El peronismo tiene muchas luchas intestinas que lo han ido desangrando y les dificulta ser una opción de poder en Saladillo. Nosotros queremos construir un espacio diferente.

¿Qué fue del Nuevo Encuentro?

Fue una coalición integrada por varios espacios: El Instrumento, Libres del Sur, el SI. Hoy hay miradas diferentes. Algunos han cambiado de visión. Algunos por correrse de las filas de los Kirchner se alían con la derecha. Nosotros no creemos eso. Creemos que a los Kirchner si los impugnás en bloque te equivocás, porque tienen cosas que son de la agenda progresista. Son cuestiones que hay que necesariamente apoyar. Cosas por las que uno ha luchado toda la vida. Si los apoyás en bloque también te equivocás, te llevás puesto a Jaime, a De Vido, a Ishi. Con una estructura que hoy está con vos y mañana con Duhalde, Reutemann, o cualquiera. Hay cuestiones que no vamos a apoyar, por eso tenemos una mirada crítica, pero desde una posición alternativa. No creyéndonos autosuficientes en la política.

¿Cómo analizan la discusión en torno a Redrado y las reservas?

El tema de fondo es la legitimidad de la deuda, si hay que usar o no las reservas. Redrado si o Redrado no, es una pequeñéz. Si a la Argentina como país soberano le conviene pagar a los acreedores porque nos permite mayor justicia, o no, esa es la discusión. Acá también hay una gran deuda interna, sectores que están en el núcleo duro de la pobreza.

El derrame no llegó a todos, y eso se parece mucho a la matríz económica de los `90. Un país en serio es donde se tenga acceso a la salud, a la vivienda, a la alimentación. Este es el debate postergado. Está bien que lo debata a fondo el congreso. Sea Redrado, Bleger, o quien sea el presidente del Central, a mi no me importa.

Sin hacer futurismo, pero pensando en perspectiva, ¿cómo ves el 2011?

Con optimismo para el futuro. No se en términos electorales cómo se va a mantener. Nosotros trataremos de mantener un candidato propio, estamos construyendo el partido en el país, en varias provincias, en un marco de alianzas con sectores progresistas.

El resto de las fuerzas, no sé cómo resolverán el PJ y la derecha. Pero tomaremos posición en la primera vuelta y optaremos en lo que nos parezca mejor para la Argentina. Nosotros nos vinculamos desde las ideas.

Si tuvieras que convocar a la gente a participar en tu espacio, invitarla, ¿qué se encuentra en el EDE?

Debate, participación, gente preocupada por una sociedad más equitativa, gente que piensa la política desde un lugar que no sólo es el poder. Un grupo de hombres y mujeres que piensa el país y América Latina de una forma distinta. La política está en todos lados, aún en el que la detesta, aún con razones. Hay que hacerse cargo, responsable de la dirigencia que tenemos. los gobernantes no son tan distintos de la sociedad que tenemos, los elegimos.

Invitamos a la gente a participar en el espacio que quiera, pero que lo haga. En la controversia, la búsqueda de ideas, de proyectos. Que a este barco se sumen quienes tengan voluntad y ganas de cambio.

Es importante que las juventudes se acerquen. Es como el amor, uno cree que al primer desengaño todo es malo, pero no, nos equivocamos, y tenemos la oportunidad de revertirlo. Creemos en la democracia de partidos, pero la de ideas. Yo sospecho del político que nunca se juega, que no se juega por los valores y creencias, esa es la función del político.

Comentá la nota