Daniel Morabito renunció al Consejo de Discapacidad

Daniel Morabito renunció al Consejo Municipal de Discapacidad el pasado 20 de julio: fue tras haber visto la construcción de vados en el Parque Mitre donde mantuvo un entredicho con el personal que hacía los trabajos.
"No me llamen para integrar un Consejo para la foto. Yo soy profesional en todo lo que hago y quiero ser profesional en cuanto a asesorar. Y si me llaman para asesorar y no me dan bolilla, yo no tengo más lugar", le dijo a infoeme.com al día siguiente de la presentación de su renuncia en el Ejecutivo.

Este Diario On Line dio a conocer los problemas de la obra, que generaron una nota de los consejeros al Ejecutivo pidiendo la urgente adecuación a los requerimientos legales sobre la construcción de vados. La renuncia de Morabito estuvo en poder del Consejo hasta que la Municipalidad retomó la actividad habitual y este martes se presentó ante el Ejecutivo.

Morabito expuso dos razones para explicar su salida del Consejo que tienen que ver, por un lado, con su percepción de que no hay real intención del Intendente de integrar a las personas con discapacidad a través de las obras públicas, y por otro, siente que esta lucha contra la "sordera", está afectando su salud.

Su razonamiento muestra que, irremediablemente, integración y libertad son dos ideas que tienen que presentarse unidas: "una persona que tenga la posibilidad de moverse en la ciudad de Olavarría libremente con una silla de ruedas, significa que lo estás incorporando y que le estás dando libertad, que es la palabra más sublime de un ser humano".

Desilusionado y con duras críticas hacia la gestión municipal, Daniel Morabito recordó que luchó dos años seguidos para que la discapacidad tuviera un lugar en la política local contra Helios Eseverri. Y cuando asumió el nuevo intendente, José Eseverri, y fue convocado al Consejo, pensó que había un cambio y que su lucha iba a tener un lugar: "yo sé de barreras arquitectónicas. Y cuando se hablaba de vado, acá nadie sabía lo que era, hasta que se trajo uno de Buenos Aires y los pusieron en Ioma", señaló en referencia a la esquina de Independencia y Belgrano.

Y siguió cargando a la gestión municipal: "son el resabio de los 20 años que tuvimos en Olavarría donde a la discapacidad se la maltrató, sin darle oportunidad a que más de 1500 personas registradas en Olavarría en un censo voluntario, tengan un lugar donde ser escuchados".

Le apuntó directamente a la obra de Parque Mitre: "uno de los motivos de mi renuncia es que no puedo permitir que en nombre de la discapacidad se gaste dinero", sostuvo como uno de sus principios fundamentales en el rol de asesor municipal. Y detalló, "actualmente hay 14 personas para hacer cuatro vados mal hechos en Parque Mitre. Eso está mal, no es un vado".

Morabito siente constantemente que no tuvo un espacio real de trabajo y que nunca se requirió su rol de asesor, para el que había sido convocado: "con el intendente José Eseverri tuvimos dos reuniones en seis meses. Si vos me preguntás cuándo me llamó a mí, que dentro del Consejo soy el que más sabe de infraestructuras, para hacer accesibilidad a discapacitados, nunca jamás. Tampoco nos avisaron que se iban a empezar con los vados en el Parque Mitre, ni que se iban a colocar los juegos para discapacitados".

Sobre la obra en el Parque Mitre, la definió como "una animalada": "una cosa que se hizo es sacar los moldes a los vados de Ioma. Los hicieron. No entiendo porqué ahora están haciendo esa animalada. Pero, ¿dónde están los moldes?", se pregunta mientras evalúa que si esa obra fuera un comienzo de algo que se va a terminar en las condiciones legales establecidas, debería en principio, responder a las medidas requeridas.

Morabito agregó que su salida del Consejo de Discapacidad se debía a además, al resguardo de su estado de salud: "yo dije que no me iba a calentar más, porque me hace mal, yo tengo esclerosis múltiple, y esto me afecta el sistema nervioso".

Entiende la importancia de su lucha y las dificultades de sostener un estandarte ante tanta desidia: "pido perdón, pero no tengo más fuerzas para seguir luchando. Es como hablarle a un sordo. No hay intenciones de hacerlo bien, no hay intenciones de escucharnos", concluyó.

Morabito afirmó que entregó personalmente la normativa sobre vados y rampas al jefe de Gabinete, Héctor Vitale; al secretario del intendente, Fabián Blanco; al coordinador entre el Consejo y el Municipio, Pablo Grunewald; y al arquitecto Fabián Rubare: "y hacen esa barbaridad. Basta. Encima todo nuestro trabajo es gratis. Yo defendí y defiendo a los discapacitados desde mi intimidad, pero ellos no escuchan a la gente que sabe. No quieren mejorar el standard de vida de los discapacitados".

Críticas a las obras

Sobre los vados ubicados en Independencia y Belgrano, Morabito sostiene que debió ponerse solamente uno en la ochava, tal como se establece en la normativa: "en vez de poner dos, se pone uno sólo y se ahorra dinero".

En tanto, sobre los que se ubican en el parque explicó: "no tienen las medidas convencionales y con el tiempo van a ser resbaladizos".

Los vados se ubican en las ochavas para que queden equidistantes a las dos sendas peatonales: "en Olavarría, las sendas están todas mal marcadas. Es la continuidad de la acera, de la vereda. No se puede marcar tres metros para adentro o para afuera. Bajo ningún punto de vista se puede correr. Si la senda peatonal se respeta como esa continuidad, el vado cae en la ochava y quedás al medio de las dos sendas y con un sólo vado", indicó.

Comentá la nota