D’Andrea: "Si Bassanetti era macho, se quedaba en su cargo"

El funcionario criticó los dichos de Carlos Bassanetti al decir que "cuando las papas queman es ahí donde hay que agarrarla con las dos manitos". Asimismo, D’Andrea precisó que los legisladores son los que deben expresarse en torno de los cuestionamientos formulados por el ex Vicegobernador.
El secretario de Hidrocarburos Eduardo D’Andrea dijo que la carta del ex vicegobernador Bassanetti no fue dirigida a él ni a ninguna autoridad del Poder Ejecutivo y que, por lo tanto, tomaron conocimiento de su contenido a raíz de publicaciones mediáticas.

En declaraciones a Radio Fundación de Ushuaia, el funcionario sostuvo que "es un derecho que tiene Bassanetti, como ciudadano", aunque remarcó que la primera reunión que mantuvieron los empresarios chinos en esta provincia fue precisamente con el ex vicegobernador.

"Fue quien los presentó y quien pidió que viéramos si el proyecto era viable", subrayó el secretario, indicando que Bassanetti no fue ajeno a las tratativas con los representantes de la firma porque, además, estuvo presente en varias reuniones que se hicieron en el salón azul, y "sabe muy bien algunas discusiones que yo tuve cuando, inclusive, se planteaba hacer un acuerdo más blando del que se ha hecho".

D’Andrea consideró que detrás de las críticas de Bassanetti existe una intención política y no solamente el propósito de escribir a los presidentes de los bloques de la Legislatura. "Creo que hubiera sido más loable y mucho más de macho, quedarse y decirlo desde adentro, porque, cuando las papas queman es ahí donde hay que agarrarla con las dos manitos", resaltó el secretario.

Tras reponer que a él no le fue dirigida la carta, D’Andrea precisó que los legisladores son los que deben expresarse en torno de los cuestionamientos formulados por el ex vicegobernador.

Seguidamente dijo que Bassanetti acostumbra tomar distancia ante situaciones críticas, tal como ocurrió durante su gestión y tal como lo hace ahora ante el proyecto de la empresa china.

Comentá la nota