Curtidos, curtiembres, Curtarsa

Es la industria que recibió el más fuerte impacto de la crisis mundial. A pesar de ello, las exportaciones del país son millonarias y la curtiembre de Jáuregui se ubicó quinta en ese ranking. Cómo trabaja una empresa que curte cueros.
En estas tierras, la historia de la industria del cuero se remonta a los tiempos de la colonia. Varias décadas antes de la independencia patria, las primitivas curtiembres ya exportaban sus producciones al Viejo Mundo.

Para 1810, los establecimientos del sector se habían diseminado por casi todo el territorio nacional.

Las curtiembres fueron un factor decisivo en las economías regionales. Por aquellos años, la carne era un subproducto del cuero. Es decir, los animales se faenaban para satisfacer la demanda que sobre dicho producto se generaba.

Posteriormente, esa característica se invirtió y el cuero comenzó a depender de la demanda manifiesta sobre la carne vacuna.

En Argentina, la industria curtidora está conformada por más de 200 empresas. Ese total está capacitado para procesar anualmente una cantidad superior a los 16 millones de cueros vacunos.

Las curtiembres se ubican principalmente en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, aunque también existen industrias localizadas en San Luis, Mendoza, La Rioja, Salta, Córdoba, Chaco, Corrientes, Formosa y Entre Ríos.

El año pasado, el sector exportó por 846.460.468 dólares. Según los datos publicados por la Cámara de la Industria Curtidora Argentina (CICA) en su página web, Curtarsa fue la quinta firma en el país con mayores exportaciones, con un valor de 63.036.309 dólares, cifra que representó el 7,45% de las exportaciones totales del rubro.

Más arriba se ubicaron las empresas Sadesa (163.881.418 dólares), Arlet (143.291.701 dólares), Toledo (109.081.308 dólares) y Fonseca (76.335.867 dólares).

El mercado nacional absorbe sólo un 20% de los cueros procesados en el país. El 80% restante es vendido a un número aproximado de 60 países. En 2008, el 25% de esas exportaciones fueron absorbidas por el mercado chino y, en porcentajes que van del 5% al 10%, por los Países Bajos, Estados Unidos, Italia, Tailandia y Australia.

PANORAMA COMPLICADO

El sector curtidor es uno de los más afectados por la crisis económica mundial. La caída de la industria automotriz, y en menor medida del mueble, impactó directamente en el rubro.

En una nota publicada en mayo por el diario "El Cronista", se especificaba que en ese momento cerca de cinco millones de cueros vacunos permanecían almacenados en los frigoríficos a la espera de poder ser comercializados. A su vez, durante el transcurso del año el valor de esa materia prima "cayó 90% desde el pico histórico de hace 20 meses, y está cerca del 70% por debajo del valor normal". Si bien en los últimos meses se registró una mejor situación, la industria del cuero continúa lejos de su mejor momento.

En el caso particular de Curtarsa, hasta el 2006 la empresa ubicada en la localidad de Jáuregui curtía un promedio de 6 mil cueros diarios, sobre una capacidad instalada de 10 mil cueros. Desde fines del año pasado, la firma pasó a procesar alrededor de 3 mil cueros por día.

En ese panorama, durante el primer semestre de este año, la polémica curtiembre restringió los días de trabajo, limitación que recién fue normalizada a partir de mayo.

CONTAMINACIÓN

La industria del cuero representa una importante fuente de trabajo, pero también constituye una especialidad productiva que genera un fuerte impacto negativo en el medio ambiente.

En este sentido, los problemas ocasionados por la actividad de Curtarsa son más una regla que una excepción. Si alguien se toma el trabajo de colocar la palabra "curtiembres" en el buscador de páginas web "Google", encontrará diferentes informaciones sobre contaminación que involucran a curtiembres: "Empresas sobreseídas siguen contaminando el Riachuelo (un peritaje determinó que tres curtiembres habilitadas para operar continúan volcando desperdicios de cromo en una cantidad diez veces superior a lo consignado)" o "Curtiembres contaminan y no se adecuan a la ley ambiental".

Las curtiembres son ejemplo de industrias con alto potencial de impacto ambiental y sobre la seguridad laboral. Esto es así, principalmente, por el uso de compuestos químicos para el curtido, solventes, pigmentos, entre otros elementos que suelen ser tóxicos y persistentes en el ambiente.

El impacto repercute tanto en el agua como en el suelo donde se producen las descargas de estas sustancias. Como especifica la organización ambientalista Greenpeace, "el uso de compuestos químicos tóxicos deriva en la contaminación del medio circundante y en la exposición laboral a esos compuestos. Es importante mencionar que los efluentes vertidos por este tipo de industrias suelen variar en su caudal y composición, por lo que el análisis de esos líquidos da una idea sólo de la situación en ese instante en particular".

EL CURTIDO

El curtido es un proceso que evita la putrefacción del cuero. Se aplica a la piel de mamíferos y reptiles (también se curte el cuero de cocodrilo, por ejemplo).

La piel de los mamíferos tiene tres capas: la externa, con la epidermis donde se inserta el pelo; la interna, próxima a la carne del animal, y la intermedia, el cuero propiamente dicho, que técnicamente se llama "colágeno". "Curtir" es separar las capas interna y externa, dejar sólo la intermedia y actuar sobre ella para evitar que se pudra.

El colágeno es un entramado de fibras formadas por largas moléculas de proteínas. Desde hace unos 70 u 80 años, por haber descubierto la estructura química del colágeno, se sabe que cuando se logran establecer vínculos laterales entre las fibras, se inhibe la putrefacción.

La putrefacción es, en definitiva, un proceso biológico de naturaleza química. Si no tiene por donde empezar, no ocurre.

Las proteínas tienen "apéndices" laterales que intervienen en el proceso de putrefacción. Si estos "apéndices laterales" se vinculan fuertemente, se impide que hagan efecto las condiciones físicas y químicas que comienzan la putrefacción y el proceso se inhibe. Eso es "curtir".

El curtido de pieles para su uso como abrigo es una práctica antiquísima. Hay evidencia histórica que se hacía hace no menos de 3.000 años.

"Hoy la curtiembre es una industria que todos asociamos al uso de productos químicos. Pero la tecnología química no tiene más de 150 años de antigüedad. Y la del cromo, que es el elemento que todos asociamos a la curtiembre, no tiene más de 60 o 70 años", explica David Iud, ingeniero químico matriculado en el Registro Único de Profesionales de Temática Ambiental, abogado especializado en Derecho Ambiental, hoy asesor del gobierno de Graciela Rosso.

Los grupos humanos que dispusieron del recurso cuero en la historia lo usaron intensamente. Todas las sociedades utilizaron el caballo en su trabajo. Tenían economías pastoriles y usaron elementos de cuero (montura, rebenque).

Desde antiguo se sabía que sometiendo el cuero a la acción de determinados productos extraídos de vegetales, se obtenía el producto imputrescible que posibilita su uso. Es que esos productos producían el "intercalado" de elementos químicos entre las fibras de colágeno dando como producto el cuero apto para ser usado.

Eso da la pauta de la clasificación básica de las distintas tecnologías de curtido: curtido vegetal y curtido mineral. El vegetal es el método que se utilizó históricamente y el mineral es la técnica que comienza a utilizarse cuando la tecnología química permite el manejo de los metales, que se extraen de los minerales. Dentro del primer grupo está el curtido con el tanino extraído del quebracho. Tan difundido estaba su uso que la palabra inglesa para denominar al "curtido" es "tanning", obviamente, del "tannin", la voz inglesa para llamar a "nuestro" tanino.

¿Por qué "nuestro"? Porque esa fue la industria que tanto se difundió en el norte de Santa Fe y el Chaco: la explotación del quebracho, uno de cuyos destinos era la industria de la curtiembre, también con efectos sociales que ha registrado la historia y que incluso fueron llevados al cine nacional.

Una clasificación básica de tecnologías de curtido podría establecer las siguientes categorías:

- Agentes curtientes vegetales: se pueden extraer de las siguientes plantas o árboles: quebracho, roble, urunday, mangle (árbol tropical de Birmania, hoy Myanmar), castaña, pino "Hemlock" (abundante en Escandivania, Finlandia, Suecia, noroeste de Rusia), fruto de un tipo de cacia abundante en la India llamado "Babul".

La lista no es completa. El "extracto" (la "savia" en términos vulgares) contiene un compuesto químico llamado fenol que interviene en el mecanismo de intercalado entre las fibras. Este "fenol" contiene un grupo químico formado por oxígeno e hidrógeno "OH". Este "OH" es activo en el mecanismo químico del curtido.

- Agentes curtientes minerales: distintos metales bajo ciertas condiciones se intercalan entre las fibras del colágeno dando como producto el cuero curtido. Una lista parcial es la siguiente: cromo, zirconio, aluminio, titanio y sales de hierro.

Todos estos metales forman unos compuestos químicos llamados "complejos" con el "OH" y producen el mismo efecto que los agentes curtientes vegetales.

Además hay agentes curtientes que no se extraen ni de minerales metálicos ni de vegetales: son aceites, que pueden obtenerse de fuentes diversas.

- Curtido al "aldehído": se cree que es el agente curtiente más antiguo, ya que es un producto químico que se desprende de la grasa del animal cuando es cocinado con cuero.

- Aceite de bacalao: especialmente indicado para la obtención del cuero tipo gamuza.

- Aceite de abadejo: iguales propiedades que el de bacalao.

Tanto el aldehído como los aceites que se extraen de estos peces contienen el grupo "OH" y de allí su actividad en el proceso de curtido.

"Es necesario comprender que el uso de cada uno de estos agentes curtientes tiene su proceso específico (preparación del baño de curtido con determinados agentes accesorios, temperatura, tiempo de reacción). Cada uno produce efluentes diferentes y por ello requiere diferentes procesos de tratamiento de los mismos. Y claro está, las hipótesis de riesgo ambiental y sanitario son diferentes en cada caso. Debe comprenderse que siempre una parte del agente curtiente que se use va a ser liberado en el efluente", destaca Iud.

"Así, si se usa cromo, este saldrá, en parte con el líquido del baño de curtido que se descarta. Si se usan fenoles, estos saldrán igualmente con el efluente. Lo mismo si se usa cualquiera de los otros agentes curtientes", señala el ingeniero.

Comentá la nota