Curtarsa volvió a ocupar la agenda política

En la última sesión, el Concejo Deliberante determinó iniciar conversaciones con la polémica curtiembre de Jáuregui. Los ediles pretenden acordar con los empresarios mejoras en el proceso productivo y avanzar en la posibilidad de relocalización. Desde el Departamento Ejecutivo también se refirieron al tema
Luego de varios meses de ausencia, la problemática ambiental de la localidad de Jáuregui volvió a ocupar la agenda del Concejo Deliberante. En la última sesión, realizada el jueves, la Unión Vecinal (UV) reiteró un pedido de comunicación sobre las inspecciones efectuadas en Curtarsa, en el marco de la clausura ocurrida en febrero último. Además, se solicitó avanzar en un estudio de factibilidad que permita dar un panorama completo de la alternativa de relocalizar a la firma de capitales italianos.

Durante el debate, y por iniciativa del concejal Luis Vanín, del bloque Compromiso, se acordó iniciar un acercamiento con los responsables de la curtiembre. La intención es efectuar una reunión entre los integrantes de la Comisión de Salud y los empresarios para, en primera instancia, insistir en la necesidad de mejorar el proceso productivo y evitar impactos negativos, tanto en el medio ambiente como en la salud de los vecinos. Además, desde el cuerpo deliberativo se planteará la alternativa de reubicar a la empresa en una zona no urbanizada.

Por otra parte, durante el desayuno de trabajo que el sábado reunió a varios funcionaros de Rosso (ver pág. 2), la directora de Medio Ambiente, Mariana Zaia, también se refirió a la situación que desde hace más de 10 años se vive en Jáuregui. De esta manera, el regreso del tema a la agenda política tuvo lugar a una semana de la aparición del primer trabajo de una serie de notas que, bajo el título "Contaminados", publica EL CIVISMO en sus ediciones de los sábados.

EL CONCEJO

En el tratamiento de la comunicación presentada por la UV, varios concejales brindaron su punto de vista sobre una problemática muy conocida en el distrito. Los ediles, en su mayoría, coincidieron en la necesidad de avanzar en la relocalización de la empresa, un pedido que las organizaciones ambientalistas de Jáuregui plantean desde hace tiempo.

Roberto Monzón, del GEN, dijo que al margen de las reglamentaciones nacionales o provinciales, resulta necesario manifestarle a Curtarsa que "no puede estar en un lugar urbano". En esa línea argumentativa, el concejal recordó que por los caminos vecinales no pueden transitar camiones de más de cuatro toneladas y, por lo tanto, contar con una balanza móvil "les dificultaría el trabajo".

"Ojalá que nos decidamos a ir de frente directamente. Esa es la única respuesta que le podemos dar a los vecinos. Si la empresa no accede a los pedidos, nos tendremos que poner al frente y explicarle al ciudadano que trabaja en esa empresa que se puede llegar a quedar sin trabajo. Eso puede ser un golpe durísimo, pero también cerró Algodonera Flandria y el pueblo siguió viviendo, igual que Luján", expresó Monzón.

Como representante de la bancada Unión Celeste y Blanco, Pablo Tonini consideró que el fondo del problema es la inapropiada ubicación física de la empresa, ya que "aún no contaminando no puede estar en ese lugar, debe ser relocalizada".

Tonini recordó que la provincia de Buenos Aires establece una clasificación de las empresas que tiene en cuenta, entre otros aspectos, las materias primas que utilizan y los efluentes que generan como consecuencia del proceso productivo. Curtarsa es considerada una industria de tercera categoría, cuyo funcionamiento constituye un riego para la seguridad, salubridad e higiene de la población o puede ocasionar daños graves al medio ambiente.

Consultada por este bisemanario, la presidenta de la Comisión de Salud, Susana Haurié, adelantó que entre hoy y mañana los concejales determinarán las características del inminente contacto que mantendrán con Curtarsa.

EL EJECUTIVO

El sábado, durante el denominado "desayuno de trabajo" convocado por el gobierno de Rosso, la directora de Medio Ambiente también dedicó palabras a la situación ambiental de Jáuregui. Zaia aseguró que "Luján ya hizo lo que tenía que hacer y sigue haciendo". En este sentido, informó que está en marcha una serie de monitoreos de atmósfera.

A pesar de los pocos logros conseguidos hasta el momento, la funcionaria defendió la actuación que viene llevando a cabo el gobierno municipal, aunque aclaró que "esto es un proceso, es una secuencia de actividades que el municipio tiene que implementar y que tiene que agotar. Llegará un momento que se tomarán las medidas que correspondan".

"Me llamó la atención las pocas denuncias de los vecinos, que estaban cansados de denunciar esta situación. Está el 0800, está el teléfono de Medio Ambiente disponible de 7 a 5 de la tarde. Hay que decirle a la gente que hay que denunciar, agotar las vías que existen, tanto a nivel local como a nivel provincial. Hay teléfonos a nivel local y hay teléfonos a nivel provincial", agregó Zaia.

Comentá la nota