Curtarsa: versiones contrapuestas dentro del gobierno

Hay funcionarios que confían en el accionar del OPDS ante la curtiembre. Otros admiten que no tienen comunicación con el organismo y sólo esperan que firme el Certificado de Aptitud Ambiental.
Desde una Secretaría del gobierno municipal se dejó trascender, extraoficialmente, que en no más de 15 días Curtarsa tendría en sus manos el polémico Certificado de Aptitud Ambiental, que venció en noviembre pasado y debe renovar cada dos años.

Agregaron desde esa misma dependencia, que la relación con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) es de "perros y gatos", y que no existe una comunicación fluida, ideal para defender los intereses comunitarios.

Existe una muestra reciente para afirmar que desde esa Secretaría local no mentían. La semana pasada, EL CIVISMO recibió del OPDS un detallado informe en el que se relataron acciones realizadas dentro de la curtiembre de Jáuregui desde marzo del año pasado.

Y si bien el informe llegó por un pedido puntual de este medio para saber en qué instancia se encuentra la gestión del Certificado de Aptitud Ambiental y el OPDS ni lo mencionó en sus escritos, permitió saber que desde la dependencia del gobierno de Daniel Scioli se acordó con la empresa permitir la utilización a prueba –por 60 días a contar desde el 6 de enero- de un sedimentador y un horno para reducir el volumen de sus barros, ambos clausurados durante el año pasado.

Si hoy el gobierno local cuenta por esa información no es porque el OPDS les envió copias de informe, sino porque después de leerlo en EL CIVISMO, distintos funcionarios pidieron copias a los periodistas de este medio.

"A nosotros el OPDS no nos mandó nada. En cierto aspecto, estamos desconcertados", dijo un funcionario de segunda línea, dependiente del área de Salud.

Por el contrario, desde otra Secretaría del mismo gobierno municipal la posición intenta ser diferente. Creen que el OPDS no hará nada contrario a la voluntad de la gestión municipal. Es decir, que controlaría a la curtiembre hasta tanto el pedido del Certificado caduque y la firma tenga que reiniciar sus trámites de habilitación en las oficinas de San Martín al 500.

Con todo, trascendió que abogados de la Municipalidad estarían trabajando en la redacción de una presentación ante el OPDS para que se respeten los derechos de los lujanenses. Para ese informe, se citarían casos en los que las autoridades nacionales y provinciales tuvieron que responder judicialmente por acciones contrarias a lo establecido en las leyes vigentes.

Para demostrar que la estrategia municipal no está ni unificada y mucho menos definida, un alto funcionario del gobierno le comentó a un periodista de EL CIVISMO. "Ante esta instancia, lo que tenemos que pedir es que los vecinos estén atentos a la existencia de olores en el pueblo. Y que los hagan saber de inmediato". Un argumento que atrasa una década.

Ayer, al cierre de esta edición, en la Casa Municipal circuló la versión de una posible clausura en la planta de la curtiembre impulsada desde la OPDS. Podría ser una reacción ante el inminente corte de ruta (ver nota aparte) o sólo el paso previo a la aprobación del Certificado de Aptitud Ambiental.

Durante el mediodía de ayer, EL CIVISMO se comunicó con el OPDS para conocer detalles de la posible clausura y la funcionaria que atendió la consulta quedó en "averiguar".

Comentá la nota